Uke – Au Revoir Les Enfants (1651520 Records DK)

La pareja formada por Roberto Martín y Laura Soriano lleva años destilando una visión del arte totalmente propia. Ellos la encauzan a través de una pequeña, pero verdaderamente bonita, tienda de curiosidades en el centro de València llamada Sebastian Melmoth y también a través de una vertiente musical en la que despliegan todo su amor por el country noir, la americana gótica y los cantautores malditos, así como por la poesía de Baudelaire, la prosa de F.S. Fitzgerald, el cine de Dreyer, el de Malle (observen el título del disco), la pintura de Lempicka o la fotografía de CartierBresson. Todo esto configura un universo entero. Un universo en blanco y negro que ellos además asumen sin impostura, como algo cotidiano. Una filosofía de vida que inyectan en cada paso que dan, por pequeño que sea.

Hay artistas a los que contemplar es casi tan importante como escuchar. El de ellos es un caso flagrante. El buen gusto estético que imprimen a todo es casi indisociable de su sonido. Uno podría quedarse embobado ante sus portadas, sus fotografías. Observar detenidamente ese material mientras se escuchan sus canciones es casi obligatorio para entenderlas plenamente. No obstante, la música habla también por sí sola. Sobre todo ahora, en que los obvios estragos económicos de la pandemia han impedido que este nuevo disco de Uke salga a la luz en una de esas ediciones físicas que ellos siempre han cuidado tanto.

Au Revoir Les Enfants aparece, de momento, sólo en edición digital. Pero con preciosa portada, eso sí. Y sin perder un hilo argumental que lo encuadra junto con sus precedentes en formato largo, Yo Era Cigarro (2013) y Nuevos Fracasos (2018). El estilo, la elegancia, el escozor romántico que todo lo inunda, sigue ahí, omnipresente. Son como una foto-finish constante que, sin embargo, evoluciona de forma muy sutil. Sobre todo, describe una trayectoria siempre ascendente.

Y es que el disco es, probablemente, su obra cumbre. Una celebración plena de su singularidad que desde el impacto inicialmente fúnebre de “Solaris” (siempre el cine), va virando hacia la luz del sol desde la inmediatamente siguiente “La culpa”, canción de corte western que supone el inicio de la que probablemente sea la exhibición de colaboradores ilustre más granada que ha tenido el dúo. Y eso que en anteriores capítulos de su historia ya han contado con nombres distinguidos en sus créditos. En ésta canción de la que hablamos colabora todo un referente, Javier Colís, miembro de Mil Dolores Pequeños, Demonios Tus Ojos y tantas cosas más, pero la lista, poco a poco, se va desplegando: miembros de Lambchop (Tony Crow, Mathew Swanson, Alex McManus), Ernest Aparici (Las Víctimas Civiles), Javier Vercher, Manuela Giménez y más… No pueden quejarse, no.

Pero de todas formas, lo que importa son las canciones. Y es que las hay mejores que nunca. “La culpa” ya resplandece, pero “Hinojo” logra sumirnos en una ensoñación de la que ya no podremos escapar. Destaca, en mi opinión, la decadente y magnífica “La destrucción del amor”, una de esas canciones que uno debe escuchar y escuchar. De las que llenan, vamos. Igual que lo hacen, aunque quizá no con tanto impacto, “Lo vulgar” o ese “Adiós muchachos”, que no debería sonar tan a despedida teniendo en cuenta lo que han logrado. Un álbum de esos que hacen desear sobremanera su posesión en el formato físico adecuado. Un disco para atesorar. A ver si se alinean los planetas. O si a los reyes magos les da por ahí.

P.D. Noticia de última hora. Parece que los reyes magos se han adelantado y esa atalaya del buen hacer y la música exquisita que es Discos Belamarh tiene previsto editar Au Revoir Les Enfants a principios de 2022. Stay tuned!!

Escucha Uke – Au Revoir Les Enfants

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien