Porridge Radio – Waterslide, Diving Board, Ladder to the Sky (Secretly Canadian)

Quienes siguen con el mantra de que “las guitarras están muertas” o de que “ya no hay buenas bandas de rock”, probablemente no hayan escuchado hablar de la nueva ola de bandas de las Islas Británicas con influencias post punk. Porque en lo que va de año ya han editado álbum los enormes Fontaines D.C. o los interesantísimos, aunque decapitados, Black Country New Road, entiéndase la metáfora por el hecho de que su cantante haya decidido apartarse de la banda. Las chicas de Wet Leg han lanzado su primer largo, confirmando ser la gran revelación que vaticinaban, al igual que los estratosféricos The Smile (si este proyecto alternativo de los cabecillas de Radiohead puede considerarse un debut), que también coquetean con el género. Además, podríamos citar muchas más bandas del mismo palo y procedencia geográfica con impecables trabajos relativamente recientes, como IDLES, Squid, Goat Girl, o shame.

Para continuar con la racha, llega el turno de los de Brighton, Porridge Radio, liderados por la carismática Dana Margolin, cantante y guitarrista, que acaban de lanzar un nuevo LP, Waterslide, Diving Board, Ladder to the Sky (2022), tras el celebrado Every Bad (2020), que contenía joyas como “Sweet” o “Lilac”. En esta nueva entrega, casi tan rabiosa, pero más pop que su predecesora, Dana vuelve a deleitarnos con su peculiar voz, que se mantiene a punto de romper en el llanto en cualquier momento y que recuerda tanto a la garra de PJ Harvey, a la introspección gótica de Robert Smith (The Cure) o a las voces dobladas de Kurt Cobain (Nirvana), con superposiciones dramáticas.

La intro con coqueteos shoegaze “-”, enlaza a la perfección con el que fue el primer single de adelanto del disco, “Back to the Radio”, alargando el acertado crescendo de una de las canciones más memorables de la banda hasta la fecha. Sorprende la juguetona “Trying” en la que los teclados de Georgie Stott fluyen en la onda de The Doors. En “Birthday Party”, Dana entra en sus bucles líricos marca de la casa, recitando la misma frase una y otra vez con distintas intensidades hasta desgañitarse. Más redonda incluso resulta “End Of Last Year”, en similar línea, aunque menos guitarrera, amén del trabajo de Sam Yardley a la batería y de Maddie Ryall al bajo. En “Rotten” el cuarteto reduce la intensidad para brindarnos otro de los mejores momentos del álbum, una balada indie rock emotiva con un pico de distorsión, sublime. Los teclados vuelven al frente en las interesantes “U Can Be Happy If U Want To”, “Splintered” o en la espacial “The Rip”, en la que la banda sale de su zona de confort, coqueteando con el electropop de corte épico. Ya en el cierre se nos brinda la paz con un tema acústico, de producción etérea, titulado de igual forma que el disco, que supone un delicado y bienvenido cambio de registro.

Waterslide, Diving Board, Ladder to the Sky (2022) es una obra que entra bien desde la primera escucha y que, sin degenerar su espíritu punk, suena radiable, accesible y cohesionada. Un trabajo agradable, sin dejar de ser oscuro, bien articulado, al que no le sobra una sola pista. Igual no han logrado un melocotonazo al estilo de “Chaise Long” de Wet Leg, pero no parece que este sea el objetivo de Porridge Radio, una banda cuyas pretensiones artísticas apuntan muy por encima de las comerciales.

Escucha Porridge Radio – Waterslide, Diving Board, Ladder to the Sky

Un comentario en «Porridge Radio – Waterslide, Diving Board, Ladder to the Sky (Secretly Canadian)»

  • el 25 mayo, 2022 a las 7:44 am
    Enlace permanente

    Muy buenas, aunque van perdiendo algo de fuerza con cada disco

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien