Entrevista: Los Zigarros

“La chulería y el descaro es el rock and roll, si no es pop”

No es fácil entrevistar a una banda como Los Zigarros. Su música puede parecer sencilla, sus letras directas y sin demasiado contenido que rascar debajo de la superficie, y tal vez por eso las respuestas a cualquier pregunta sobre lo que hacen y por qué lo hacen tampoco admiten muchas vueltas de hoja.

Nuestro encuentro cibernético con Ovidi Tormo, voz y guitarra rítmica de la banda valenciana, tiene lugar en las vísperas de su presentación en Madrid (aún quedan Valladolid y Barcelona), donde presentarán las canciones urgentes que incluyen en A Todo Que Sí, un segundo trabajo igual de efectivo y contundente que el primero. Como se podrá comprobar, la palabra rock and roll en su acepción más clásica es la más repetida en las palabras de un(os) músico(s) que parece tenerlo todo muy claro. La duda ofende, ¿o no?

Es evidente que lleváis el rock and roll en vuestro ADN y que os entregáis a la causa cada vez más enconadamente. ¿Cómo fue esa educación de los hermanos Tormo, qué pasó en vuestra adolescencia para que os dedicárais a esto?

Nuestros padres nos educaron en la libertad y la transparencia. No fuimos bautizados y nunca tuvimos hora de llegada a casa ni tuvimos que dar explicaciones, nos hablaron de sexo de pequeños y entendimos lo que eran las drogas gracias a los libros de Escohotado que nos regaló mi madre. En casa había vinilos, películas y viajábamos mentalmente y físicamente con asiduidad, así que supongo que todo eso influye.

Una pregunta que igual no procede a estas alturas: ¿Qué ocurrió para que no pudierais continuar vuestra carrera como miembros de Los Perros del Boogie? Aquel proyecto, si nos permitís el comentario, nunca volvió a ser lo mismo sin vosotros.

Nuestra historia es la misma que la de muchas bandas. Éramos seis y no había jefes, no había la misma implicación de todos los miembros y la banda sonaba justita. Álvaro y yo sabíamos que aquello jamás iba a cambiar.

Ya el título de este segundo álbum es toda una declaración de principios. ¿Por qué hay que decir A Todo Que Sí?

No hay que decir a todo que sí. Es solo un titulo que intenta aportar luz y frescura a un mundo oscuro, conservador y lleno de fascismo encubierto. Ya no se pueden hacer un montón de cosas que hacíamos hace veinte años , pero tenemos móviles y somos cada vez más borregos. El mundo es cada vez más puritano y conservador y nosotros tratamos de aportar lo contrario a eso.

¿La chulería y el descaro con el que interpretáis las canciones también son necesarios para dejarlo todo claro?

La chulería y el descaro es el rock and roll, si no es pop.

En ello juega un papel fundamental el sexo, contado sin el menor tapujo y apelando a la fugacidad y al hedonismo. Nada de medias tintas, como en la ejecución de las canciones.

El sexo está en todos sitios y puede que donde menos en el rock and roll. Está a un golpe de dedo de un niño en internet.

En vuestra propuesta puede dar la impresión, desde fuera y para la gente que intente acercarse a estos discos, de que no entra demasiado aire fresco. Es decir, que al menos hasta ahora no os habéis dejado “contaminar” por otras esencias, otros sonidos u otras maneras de entender la música que igual os beneficiarían.

No entiendo muy bien la pregunta. ¿Qué es lo que me beneficiaría? ¿Estás seguro de que lo sabes? Porque igual me llamas y me lo cuentas y me forro. Lo del aire fresco tampoco lo entiendo, ¿olemos a cerrado? jajaja. Lo de contaminar tampoco lo entiendo mucho, pero supongo que en general te refieres a que no nos hemos vendido, ¿no? ¿Tú crees que si fuéramos más suaves venderíamos más? Pues yo creo que no, cada uno expresa su verdad y si no lo haces la gente se entera y no te compra el disco.

Desde la opción de observar la realidad desde una óptica tan lúdica como la vuestra, ¿cómo se ven las que deciden contarla tal cual, con la carga de protesta e inconformismo correspondiente?

De maravilla, es bueno que haya gente que sepa protestar y lo haga bien.

Eso no significa que huyáis del virtuosismo, aunque tampoco lo buscáis.

Huimos del virtuosismo musical como locos. el rock and roll es justamente lo contrario.

Hay quien dice que los Rolling Stones, una de vuestras influencias básicas, jamás han sonado afinados, pero ni falta que les hace.

Eso es mentira y otro prejuicio del rock and roll. Los Stones tocan con “desprecio y entrega”, que es como se debe tocar el rock and roll, pero en serio, ¿alguien puede creer que la mejor banda de rock and roll de la historia con cincuenta años de carrera lleva desafinando toda la vida? Lo grande del rock and roll es que permite errores y caos, deja entrar las sombras aparte de la luz, y eso es por lo que dicen que los Stones desafinan, pero eso es bellísimo caos.

Lo importante es la actitud, y lo que tenga que venir ya vendrá, aunque en vuestro caso está viniendo ya. Tenéis una reputación excelente como grupo en directo.

Nos lo ganamos a pecho en cada gira, nos partimos los cuernos cada noche tocando en todos los rincones de España.

Hay más poso americano en A Todo Que Sí, un sonido más enraizado en la tradición del rock de aquellos lares.

Puede ser, yo no lo veo eso ni lo contrario, no lo hago adrede ni consciente. Solo grabamos lo que nos sale natural.

Los dos trabajos publicados hasta ahora tienen un claro nexo en común y prácticamente los mismos planteamientos. ¿Este es el estilo y la razón de ser de Los Zigarros o simplemente se trata de continuar un camino que en el futuro no se sabe aún por dónde va a tirar?

Más bien lo segundo, nos encanta la música de todo tipo mientras sea buena y queremos hacer muchos tipos de canciones, como Calamaro.

¿En ese intento de preservar la esencia cuenta mucho la producción de Carlos Raya?

La esencia la llevamos Álvaro y yo en las venas, Carlos hace que todo tenga coherencia.

¿Te apetece comentar?