The New Raemon – Oh, Rompehielos (Bcore Disc)

Cuando The New Raemon anunció que paraba hace ya aproximadamente año y medio, sobrevino el drama; uno más o menos de la misma entidad que aquel que desató el anuncio del cese de Madee. Es como si el drama griego y sobredimensionado persiguiera a Ramón Rodríguez, por más que él se encuentre mucho más cómodo en la tragicomedia a lo Dramón Rodríguez. Su regreso con Oh, Rompehielos, casi tres años después de su último disco como The New Raemon (Tinieblas Por Fin, 2012), es la colección definitiva, un greatest hits con canciones nuevas que recoge con precisión casi biográfica las diferentes fases del cantante durante los últimos siete años.

Oh, Rompehielos es el intento involuntario de recopilar cada una de las versiones del músico catalán desde que irrumpiera en 2008. Cada una de las mejores versiones en el proceso de reacidez continua en la discografía de The New Raemon. El discurso de Rodríguez juega con su eterna querencia hacia la tragicomedia, pero extirpando esta vez lo autoparódico del psicoanálisis para incidir en lo agridulce de su realidad vital. Las señales contradictorias se multiplican: desde el arte de la portada (por primera vez sin presencia de lo oscuro), al contexto de reencuentro feliz con aquella gira del año pasado en la ya que presentó algunas canciones o el avance de un tema como “Reina del Amazonas”, casi oasis de energía pero sobre todo de luz en un disco eminentemente contenido y de persianas bajadas.

Si hay algo de lo que no se puede acusar a Ramón Rodríguez es de esa tendencia al acomodo y al selfie de fórmulas de éxito tan actual. Oh, Rompehielos es un corte transversal en la discografía de The New Raemon pero, aún así y a pesar de representar con excelencia etapas anteriores, sigue atesorando en su interior ciertas dosis de riesgo muy valiosas. Entre ellas se erige majestuoso “El Yeti”, un intenso tributo al carácter genesíaco del estribillo, todo surge a su alrededor; las 14 veces que se repite el “(es mejor) no volver a verse” es ya mantra del año, y la canción, una de las mejores odas en castellano a la necesaria ilógica vital de no hacer lo aconsejable.

El quinto disco de The New Raemon es un ejercicio de contención con sólo dos puntos de fuga, “Reina del Amazonas” y “Mientras sea un intruso”; dos canciones que, de forma deliberada, aligeran con luz y virtuosismo vocal el peso de un disco que principalmente camina entre sombras. Producido por el propio cantante, que regresa con esta referencia al catálogo de BCore, Oh, Rompehielos es un viaje por su pasado reciente con las bombillas desenroscadas; un deambular entre la actualización de los medios tiempos originales (“Oh, rompehielos”, “El Yeti”, “Los hechos”, “Moneypenney”) y la adaptación posterior a arquitecturas más oscuras y complejas (“Una historia real”, “Quimera”, “Desencuentros”, “Al margen”).

Hay un hilo invisible que, sin embargo, se hace muy evidente cuando por fin se encuentra uno de sus extremos a palpas (el del trayecto, por ejemplo, entre el “lamentando tus dilemas” de “La cafetera” y el “tus idas y venidas me ponen enfermo” de “Quimera”). Tomando el pasado como inspiración y no como modelo a repetir, el músico de Cabrils parece haber resurgido con ganas de verdad, esquivando el in it for the money clásico de tener que pagar las facturas estirando una propuesta agotada. La brillantez de sus letras, siempre abiertas entre la tristeza del fin de ciclo y la alegría del nuevo comienzo, y su estado de inspiración y madurez vocal (“Mientras sea un intruso”, “Al margen”, “Quimera”, “Una historia real”) hacen verosímil un regreso de verdad, no de los de volver porque se te ha olvidado el cargador del móvil, y queda reflejado en uno de sus discos más completos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.