Terrier – La Plaga (Sonido Muchacho)

Ay, los segundos discos, qué peligrosos son… Cuántas bandas predestinadas a comerse el mundo han caído en el olvido o han sido invitadas amablemente a separarse tras un desliz en su segundo álbum. No daremos nombres, cada lector seguro que tiene su propio ejemplo en la cabeza ahora mismo. Por suerte, los madrileños Terrier no están llamados a engrosar esta lista. Su segundo álbum, La Plaga, supera con creces lo mostrado en su debut, Un cadáver en el mar (2014) y supone un paso de gigante en la trayectoria del grupo.

Y es que todo lo bueno que prometían en su estreno es confirmado y ampliado en La Plaga. Donde antes apuntaban maneras con las costuras a la vista, ahora trituran las influencias y las devuelven impregnadas de un estimulante sello propio. Su propuesta, sin ser, quizá, excesivamente innovadora, sí goza de una identidad muy marcada pese a lo heterogéneo de las canciones. Porque quizá el mayor logro de La Plaga es, precisamente, trasmitir ese carácter personal barnizado desde una óptica de lo más versátil: robustos o frágiles según convenga, el salto de madurez de Terrier es envidiable.

Pero, ¿a qué suena La Plaga? Es una maraña de luminosidad oscura, con teclados en primer plano, aliñados con guitarras punzantes, dobles voces y ruido blanco. Sin el macarrismo de Ornamento y Delito o Crudo Pimiento pueden sonar igual de peligrosos para, en el siguiente tema, acercarse al dulce pop ruidista de Reina Republicana –“Déjate brillar” o “Aliento final”- o los The Horrors de Primary Colours. En la intensidad está la clave: canciones cortas, concretas y certeras donde sobran los virtuosismos.

El arranque hipervitaminado de “Évoli”, la expansiva “Los golpes” con su psicótica guitarra y, sobre todo, “Tus ojos son puñales”, western futurista que parece homenajear De mi sangre a tus cuchillas de El Columpio Asesino desde el propio título, destacan dentro de un álbum al que no le da tiempo a decaer. Otra buena noticia -una más- desde el sello Sonido Muchacho, que gracias a Juventud Juché, Tigres Leones o los propios Terrier está capturando como nadie el buen momento que vive la escena de la capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.