Built to Spill + Disco Doom – Teatro Barceló (Madrid)

Fría noche de sábado en Madrid para recibir a una de las leyendas vivas del rock independiente norteamericano de los noventa: los magníficos Built to Spill. Personalmente, siempre les tendré en un hueco entrañable de mi memoria musical al ser uno de los primeros grupos que vi en directo hace casi veinte años, en esta misma ciudad, teloneando a los Foo Fighters que acababan de sacar su disco homónimo.
El devastador paso del tiempo, si bien a muchos convierte en caricatura de sí mismos, desde luego no lo ha conseguido con Doug Marsh y los suyos. Si bien hace dos décadas lanzaron obras referenciales como There´s nothing wrong with love (94) o Keep it like a secret (99), hay que decir que su reconversión más “clásica”, por así decirlo, a partir del portentoso You in reverse (06) es digna de todo elogio; es más, dudo muy seriamente cuál de sus dos etapas prefiero.
En esta ocasión, venían a presentar Untethered Moon (15), disco quizá por debajo de sus dos anteriores referencias, pero que cuenta con destacados momentos los cuales pudimos disfrutar esa noche como los brindados por “On the way”, “Never be the same” y, especialmente, “Living zoo”, uno de los mejores temas jamás compuesto por la banda.

La principal virtud y capacidad de Built to spill sea, posiblemente, la de aunar sobre un escenario la capacidad para sonar eléctricos, precisos y sensibles a la vez. Vamos, una suerte de Crazy Horse independiente  tocando fenomenalmente sin los tics coñazo del virtuosismo gratuito.
Tras una puesta en escena espartana y sencilla, según iban surgiendo joyas del calado de “The plan”, “In the morning”, “Carry the zero” o “Liar”, al respetable allí congregado no le quedó más que constatar el hecho de estar ante uno de los conciertos más apabullantes del año. Incontestable demostración que les sitúa, una vez más, a la misma altura de popes como Dinosaur Jr., Pavement o Yo la tengo, por mucho que alguno no se haya dado cuenta aún.

Antes, los suizos Disco Doom habían calentado eficazmente al público a base de mucho oficio y generosidad, defendiendo un show poseedor de un claro espíritu afín al de los protagonistas posteriores de la velada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.