Dehra Dun

Personalmente valoro mucho más la música comprándola que descargándomela

Aunque sus componentes son músicos experimentados en otras formaciones, los vallisoletanos Dehra Dun comenzaron como tal en el año 2006. Tan solo han editado dos discos de larga duración; Jardín (2007)  un disco que pasó bastante desapercibido, a pesar de tener grandes canciones en castellano y el reciente Variaciones imprevistas en el cauce del río; un álbum más trabajado en el que se reflejan todas sus influencias. En el 2008 contactaron con Baluji Srivastav, el reputado multinstrumentista hindú que se disputan multitud de músicos para sus grabaciones, y surgió entre ellos una amistad que les ha llevado a grabar este disco con su colaboración. Nos han hablado de todo ello en esta entrevista.
 

Supongo que estaréis contentos con el lanzamiento de vuestro segundo disco, Variaciones imprevistas en el cauce del río. Tengo entendido que empezasteis a grabarlo en el 2010. ¿Por qué esa demora de tiempo?
La verdad es que nos tomamos todo con tranquilidad. No tenemos sobre nuestras espaldas la presión de calendario habitual en la música. Lamentablemente no nos dedicamos a la música de una manera profesional aunque nos gustaría. Pero  no hay mal que por bien no venga en este sentido. Comenzamos a grabarlo en 2010 pero como no quedamos contentos con algunos resultados por nuestra parte, decidimos volver a grabar voces y a remezclar a los pocos meses. Por otra parte, aunque no somos profesionales ello no quiere decir que no seamos exigentes con nuestro trabajo. “Variaciones imprevistas” es el típico disco que se tendría que haber grabado y mezclado en un par de meses. Fuimos con el tiempo justo y pronto nos dimos cuenta de que se nos estaba agotando el tiempo de estudio contratado así que tuvimos que reservar más días que estuvieran libres… en fin. De cualquier manera, lo hicimos sin estrés y sin preocuparnos por el típico rollo de tener que sacar el disco antes de verano o después porque es más estratégico. Tal como están las cosas, todo esto de las estrategias nos suena a chino.


 
En la grabación del disco ha participado (entre otros) Baluji Srivastav un reputado instrumentista hindú que ha colaborado con Kaiser Chiefs, Oasis o el mismísimo Paul McCartney. Ya sé que anteriormente habíais hecho cosas con él, de hecho llegasteis a tocar en un Purple Weekend en el 2008. ¿Cómo tomasteis contacto con él?
En Valladolid hay una fundación que es la Casa de la India. Baluji vino a tocar a este sitio. Yo trabajo eventualmente como técnico de sonido en este espacio. Y Rosalía (teclista) trabajaba también en producción. Después del concierto estuvimos con él y nos contó todo su “historial” (Oasis, Kaiser Cheafs, Paul McCartney, Kylie Minogue. Steve Wonder…) Nos fuimos a comer juntos, nos hicimos amigos y a los pocos meses le llamamos para que tocara con nosotros en un concierto como teloneros de Andrés Calamaro. Después repetimos en el Purple Weekend, en el Sonorama y en otros sitios. Así que lo siguiente era contar con él para grabar un disco que es lo que hemos hecho. Acaba de participar también en el nuevo disco de Noel Gallagher en el estudio de Paul Weller. Cuando viene y te cuenta estas cosas, imagínate cómo se te queda el cuerpo.


 
En el disco también participa la vocalista Linda Sanson. Igualmente ¿Cómo se os ocurre contactar con ella? Y la inclusión de invitados en este segundo disco me lleva a la pregunta de si los llevareis en los conciertos en directo.
Linda acompaña a Baluji en muchos conciertos. Es su esposa. Somos todos muy amigos. Ellos a veces vienen a nuestra casa en España y nosotros vamos a verles a Londres. El año pasado cuando fuimos a ver a Paul McCartney al Hard Rock Calling festival estuvimos allí porque además al día siguiente Baluji tocaba con Steve Wonder también en Central Park. Hay una relación muy familiar. Linda mete voces muy extrañas, muy rollo “jungle” y también sabe meter coros muy envolventes. Tocamos con ellos siempre que podemos pero normalmente suele ser en festivales, en ciclos o en conciertos especiales por motivos de presupuesto. En ciertas salas es que ni tan siquiera cabemos. Somos 7 músicos y mucho backline. Así que tenemos dos formatos: el típico de banda y el añadido con Baluji y Linda.


 
Desde el título del disco hasta algunos temas nos hacen evocar o recordar a bandas de Rock progresivo, pero es innegable que tenéis otras influencias que habéis logrado plasmar. ¿Cuales son y como es el proceso creativo de las canciones de la banda?
Cuando estábamos preparando las canciones del disco estaba escuchando un montón a Pink Floyd. Además en aquellos momentos tenía un grupo paralelo con el que tocábamos “The Wall” de principio a fin. Creo que todo ello se palpa superficialmente. En realidad no somos tan progresivos como parece aunque no habría nada de malo en que lo fuéramos. Nuestras influencias son infinitamente amplias: Desde el rollo Manchester hasta el rock de The Who, el pop surgido en la época “mod”, Pink Floyd, por supuesto George Harrison, la música disco, la música negra de los 70 y 80. Ahora incluso estoy escuchando flamenco y nos hemos atrevido a versionear “En el lago” de Triana que es un temazo hippie, hippie, hippie. No hay límites tío. Aunque sí coherencia.


 
Para los lectores que no os conozcan demasiado, estarían bien que nos dijerais de que otras bandas venís. Por mi parte sé que algunos de vosotros venís de formaciones con bagaje Mod, por ejemplo; Manuel de los desaparecidos Substitutos o Rosalía y Roberto de Speakeasy. ¿Y los demás?
Sí. Manuel y yo (Roberto) tocábamos en Los Substitutos. Después nos juntamos todos los Dehradun en Speakeasy solo que nos cambiamos el nombre cuando fichamos con Grabaciones en el Mar. Nos parecía más coherente llamarnos “Dehradun” por la influencia india. Fernando viene de grupos como Denieble, Jaime de Sth y Pezluna. Rosalía también tocó con Gluten. Después coincidimos todos en un grupo que se llamaba La Nueva Edición. Todos eran grupos de los 90 que hicieron que en Valladolid hubiera algo más que rock urbano y heavy-metal. Unos valientes.


 
Lo cual nos lleva a pensar que no sois nada nuevos en esto del Rock. Ya que algunos de vosotros comenzasteis en los primeros 90´s. ¿Qué ha cambiado en la industria musical (aunque sea a niveles independientes) en todos estos años? Y, sin ánimo de crear polémica ¿Cómo os posicionáis con todo el tema de las descargas y el intercambio de música por la Red?
 Creemos que estamos en un momento de transición tan largo que ya no es transición exactamente. Personalmente valoro mucho más la música comprándola que descargándomela. Yo ahora hago lo mismo que cuando teníamos 14 años. En aquella época, si dudabas de comprarte un disco se lo pedías a un amigo. Si te convencía te comprabas el disco y toda la discografía. Si te gustaba a medias te hacías una copia en casette. Pero al menos, ya te estabas gastando 150 pesetas en una casette y así ya te ocupabas de decorar esa casette con una portada recortada del discoplay. Dos décadas después lo que hago es comprar una canción o dos en itunes o en spotify y si me gusta me compro todo el disco o toda su discografía. Con el tema de las descargas gratuitas lo que haces es bajarte toda la discografía para luego ni tan siquiera escucharla. Aunque por otra parte, comprar un disco en Itunes me deja superfrío ya que podrían darte al menos un archivo con fotos o algo así. Es un tanto decepcionante gastarte 10 euros en diez  archivos que suenan. No sé… no estamos dando con ninguna solución definitiva. Ahora resurge el vinilo y por de pronto, Dehra Dun nos apuntamos al carro de editarlo en vinilo al margen de si se vende o no. En cualquier caso, en esto hay opiniones de todos los colores. Personalmente pienso que hay que valorar económicamente lo que te gusta sin caer en el error de “inflar” el valor del producto como pasaba anteriormente. Muchas veces se estaban pagando más bien las dietas de los directivos de compañías discográficas o los “saraos” de promoción que la carrera de los músicos.
 

Volviendo al tema estrictamente musical, en lo personal, vuestro segundo disco me parece estupendo. Y lo veo, quizás, más asequible que Jardín, para un espectro de público más amplio. No sé si coincidiréis conmigo. Si lo veis así ¿Ha sido algo premeditado o creéis que forma parte una  evolución natural como músicos?
 Nos alegra que lo valores así. “Variaciones imprevistas” no es un disco de rock progresivo aunque insisto en que no hubiera sido nada negativo el haber llegado a esa situación. Es cierto que hay dos canciones largas. Una de ellas es “Universo” que dura 7 minutos… No sé. A veces  una canción de 15 minutos de duración es bastante menos lineal que cinco canciones seguidas de 3 minutos. Es más: hay canciones de 3 minutos que si las pones seguidas acaban pareciendo una misma canción de 15 minutos. Lo importante es que el tema acabe siendo redondo y que flote solo. “Jardín” fue un disco de “hits” que no triunfó. Es una lástima que haya estado tan “ninguneado” porque creemos que tiene verdaderos temazos. “Variaciones imprevistas” es un disco de más madurez y de más creación. Las letras de “Jardín” contenían una estimulación basada en la química, supongo que me entiendes. Sin embargo en éste las letras hablan de una estimulación natural, paisajística. Si no es madurez, sin duda es más sano. Y por otra parte es el disco que materializa nuestra relación con Baluji Srivastab. Por tanto mezcla la música popular moderna occidental con la música tradicional y clásica india. En realidad el disco es la unión de un grupo de rock español con un artista indio de música clásica indostánica. Creemos que es un disco muy inspirado al que le hemos echado muchas horas y mucho cariño. Está hecho con el corazón y sin presiones al margen de lo que guste o no guste. Y lo más importante es que hemos salvado al disco de caer en un sobrepeso. Si quieres pop lo hay. Si quieres rock, también. Si quieres ritmos “disco” está la “Selva de la incoherencia”. Si quieres música tradicional india escucha “Estás”. Si quieres algo de rollo “manchester” tienes el wa-wa de “Celebraré la suerte”. Si quieres pop asequible escucha “Dónde están…” Es un trabajo repleto de picos, matices, variedad y colores. Y la portada es la bomba con un dibujo de nuestro batería Manuel López.

 
Los grupos españoles no siempre han dado mucha importancia a los videoclips, cosa que, de un tiempo a esta parte, quizás gracias a la democratización de ciertos programas y cámaras de foto y video, parece que se está subsanando. En vuestro caso habéis grabado uno para la canción “¿Dónde están?” que os ha quedado muy bien. ¿Quién lo ha realizado y donde está grabado?
 Nos lo grabó Pedro Vizcaino de Grabaciones en el mar. Fue en la Sierra de Soria junto a la Laguna Negra. Es importante grabar vídeos aunque nosotros somos un fracaso en el arte dramático. Aún así, el video quedó simpático.


 
¿Cómo tenéis la agenda de conciertos para lo que queda de año y cuales son vuestros planes más inmediatos?
Acabamos de tocar con Sidonie en Valladolid. Estuvo genial. Todo el mundo nos trató con mucho cariño y respeto. A Sidonie les conocemos desde hace mucho. Baluji y yo nos subimos a tocar con ellos “Sidonie goes to varanasi”. Estuvo genial. El 3 de mayo hemos estado tocando en  Madrid en la sala Costello en formato quinteto en plan rock total. Estaremos encantados de tocar allá donde nos llamen. Lo de hacer giras autofinanciadas ahora mismo es muy peligroso.


 
A mojarse (si queréis) tocan. ¿Qué grupos actuales españoles os gustan de los que hayáis escuchado últimamente? ¿Y foráneos?
 En ese sentido no hay sorpresas: Stay, Sex Museum, Corizonas, Arizona Baby, Amaral, Biggot, Copiloto.  Como ves son bandas de toda la vida. Y en lo internacional ni te cuento: Wilco, Weller, Anouska Shankar, Baluji Srivastab, Kula Shaker, Beatles, The Who. Somos unos clásicos, qué le vamos a hacer….


 
¿Algo más que añadir para los lectores de MZK?
Como diría Iker Jiménez: “Hay algo…. al otro lado….”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.