Grande-Marlaska – El Momento de Hacer (Tres Pies)

Se podría escribir este artículo enumerando, una por una, las incontables referencias a bandas de culto que se desprenden de la escucha de este esperadísimo debut. Basta con acercarse a cualquiera de las reseñas que pululan tanto por el ciberespacio como por los quioscos o las radios del país (en la tele no, para qué engañarnos). A estas alturas, a poco que tenga un mínimo de eso que en el colegio llamaban comprensión lectora, un lector medio podría nombrar de memoria un par de esas referencias, así que vamos a ahorrárnoslas. Hay cosas más importantes que destacar del disco.

Que es autoproducido, cosa que, por mucho que se esté poniendo de moda de un tiempo a esta parte (por pura necesidad), supone añadir un tirabuzón más al salto mortal (que le pregunten a Quique González); y que está editado con licencia Creative Commons y disponible para descargar/escuchar en sus diferentes chiringuitos en internet. Que suena sencillo, natural, directo, sano, revolucionario y honesto; adjetivos que sustentan a tres manos entre Roberto, Pepo y Malela, y que plasman sin el más mínimo desliz en el disco (“¿Qué sabéis? Hacedlo fácil, que salga bien”, cantan en “Rentrée”). Que, por fin, un disco esperado con tanta devoción por crítica y público confirma las expectativas que habían puestas sobre él. Y que es, por encima de todo, un disco necesario; tanto a nivel teórico como práctico.

Los más camorristas dirán que el debut no llega a la altura de las sabrosas explosiones que hasta ahora nos habían ofrecido en pequeños sorbos. Ahí están “Rompeolas II” y “Juegos Olímpicos”, puestas sobre la mesa, junto a las nuevas, para derribar esa tesis. También dirán que, como cabría esperar de una puesta de largo, el grupo ha disimulado su cara política. Nada más lejos de la realidad, pues el incremento en el minutaje ha traído un crecimiento equivalente en el mensaje social; y de la misma textura almibarada pero, también, de idéntica acidez en su sabor.

Como el padre que sabe lo que cuestan las cosas, el trío ha exprimido las virtudes que da un larga duración, y también ha dado cabida a esas composiciones de otro cariz. Como la desenfrenada y encantadora “A partir de ahora” o “La quinta”, donde Malela enseña sus galones folk. Una colección de doce temas dónde aparecen todas las caras de Grande-Marlaska con el mismo acierto, y con un sorprendente final: “Caza menor”, una sátira con retranca hacia los críticos anónimos de la nueva era (¡de casi seis minutos de tema!) y “Grant”, con trompetas incluidas.

El Momento De Hacer suena a invitación, porque ellos llevan haciendo mucho tiempo. Y por muchos más, por el bien de la música de este país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.