Los Planetas + Sexy Sadie – Campa del colegio Marques de Valdecilla (Solares)

El escenario era perfecto, amplio, con una gran iluminación… el público tampoco falló, y ya antes de las 22:30 el recinto estaba prácticamente lleno. Nada podía salir mal.

Con apenas cinco minutos de retraso una música hindú (¿cada vez se nota más la influencia del Album Blanco?), plena de sitares y guitarras llenó el ambiente, y la figura de los cuatro miembros de Sexy Sadie apareció sobre el escenario. Comenzaron con una de sus favoritas para el directo, My Bike. No sabemos cómo lo hacen, tal vez tenga algo que ver su técnico de sonido, José Maria Rosillo, pero cada vez suenan mejor, los temas se escuchan con más nitidez, pero sin perder (al contrario) contundencia y potencia. Su pose sobre el escenario es de las mejores de la música en España, y es que ya son unos cuantos años de experiencia en esto, saben ganarse al público sin alardes, cada vez introducen en sus canciones más detalles, siguen elevando los decibelios cuando la ocasión lo requiere, y la voz de Jaime descubre cada día registros antes no explorados y que multiplican las posibilidades del grupo.

Tocaron casi todos sus éxitos, centrándose en sus dos últimos álbumes, It’s beautiful it’s love y Butterflies, y recuperando alguna canción antigua, como Onion ring, para deleite de los seguidores más veteranos. Las más aplaudidas fueron las habituales, I don’t know, You know that’s the way I like it, Charlie Jones, que gana día a día con Carlos a la voz principal, Stay behind me y para acabar a lo grande Someone like you.

Evidentemente, todos queríamos más, y además echábamos en falta alguna versión, así que volvieron a salir y sorprendieron con un tema no demasiado habitual, May, a mitad del cual se sacaron de la manga el Heroes, del mismísimo David Bowie, para sorpresa y gozo general. Pero las emociones no habían acabado, ya que empezó a sonar Good Day (sin sitar, pero bueno), y otra vez lo mismo, de repente Tomorrow never knows, del Revolver de los Beatles… increíble. Ya para cerrar definitivamente, In the water, y absolutamente todo el público coreaba esa letra que les dio a conocer.

Nosotros nos preguntamos si nos cansaremos alguna vez de verlos tocar, y lo tenemos claro, mientras sigan haciéndolo de forma tan profesional y entregada NO.

Luego le tocó el turno a Los Planetas, la noche seguía prometiendo. Abrieron con su nuevo single, Maniobra de evasión, y continuaron con temas de su último L.P. Unidad de desplazamiento, destacando, claro está, Un buen día (nosotros seguimos son soportar a ese tipo de gente que sólo se sabe la estrofa de los cuatro millones de rayas). Fueron intercalando viejos éxitos, como David y Claudia y la ineludible Desorden con los temas más recientes.

Haciendo gala, al igual que Sexy Sadie de una calidad de sonido notable, y de un saber estar sobre el escenario envidiable, Los Planetas atmosferizaron su sonido en la parte central del concierto, en la que tocaron Santos que yo te pinté, La Playa, Segundo premio y La caja del diablo.

Para acabar, la descarga habitual de hits, que no por habitual es menos valorada, ya sabéis, Mi hermana pequeña, Cumpleaños total, De viaje, Vas a verme por la tele, Pegado a ti y Nuevas sensaciones, una de las más aclamadas (como suele ser habitual).

No salieron a hacer un bis, tuvieron que salir en dos ocasiones, completando al final las dos horas de concierto, dos horas de disfrute con la música y la literatura (como ellos mismos dijeron) de un centrado y comunicativo J.

En total más de tres horas y media de concierto ( y no los 50 minutos escasos de los festivales multitudinarios), para que las dos mejores bandas nacionales, desde hace ya unos cuantos años, sigan demostrando sobre los escenarios su condición y su calidad. Iniciativas como esta merecen todo nuestro apoyo y admiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.