Destroyer – Ken ( Merge Records)

El nuevo capítulo creativo del nada acomodado Dan Béjar como Destroyer se localiza en la época decadente británica bajo el mandato de Margaret Thatcher. Para más inri, toma nombre de lo que se supone iba a ser el título de “The Wild Ones” de Suede. Y la jugada le sale redonda.

El canadiense se marca otra obra mayúscula, recuperando por momentos la magia de Kaputt (2011), en una nueva demostración de emoción contenida. Josh Wells, batería de la banda desde 2012, ha tenido un papel capital en la elaboración del álbum, siendo responsable de muchas de las ideas aquí concentradas en términos de sonido, sobre todo respecto a las bases rítmicas. Su importancia se denota capital a lo largo de todo el minutaje; atentos, si no, al latido innegablemente mancuniano de “Cover From The Sun” (que tiene tanto de The Smiths), “Sometimes In The World”, “Tinseltown Swimming In Blood” y “A Light Travels Down The Catwalk”, que conforman un póker ganador, o a la notable “In The Morning”, que además de ser un single sin paliativos encierra en su abecedario mucho de lo mejor del pop de aquel momento (digamos New Order y The Cure a la cabeza).

En “Rome” es donde quizás más se pueda reconocer la alargada sombra de Paddy McAloon, con esa manera tan personal de expresar tanto con tan poco. Ahí queda, por si hacía falta volver a reivindicar a Prefab Sprout. Pero ken (2017) encierra mucho más y sin desperdicio. Es su trabajo más conciso y pop en el sentido estricto de la palabra: temas cortos, al menos para lo que nos tenía acostumbrados, directos al corazón de la melodía. Es elegancia marca de la casa en la inicial “Sky’s Grey”, magnífica carta de presentación con unos metales que la elevan al cielo; es sutileza en “Saw You At The Hospital”, posible cima, repleta de delicadeza a punto de quebrarse; y también sabe salir más que airoso en ese guiño a Pet Shop Boys en la épica final de “La Regle Du Jeu”.

Como un trovador fuera de época, ajeno a modas y tendencias, sus canciones suenan siempre cálidas, guiadas por esa voz extrañamente familiar, colándose por las entrañas hasta alcanzar los receptores sensoriales, arreglándoselas para dejar huella y hacerte recurrir a ellas una y otra vez. De nuevo en lo más alto.

Escucha Destroyer – Ken ( Merge Records)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.