Fu Manchu – Arena (Madrid)

Cada vez me fastidia más que mis grupos favoritos pasen por la sala Arena. Otra noche más se volvió a repetir la historia de siempre: un buen grupo, muy potente, del que no pude disfrutar al 100% por un sonido realmente pésimo. Lo mismo que con Zen Guerrilla, Queens Of The Sone Age, Mark Lanegan y un largo etcétera.
Pero de eso Fu Manchu no tuvieron la culpa. Ellos estuvieron muy, muy bien. Supieron elegir el repertorio de forma que ninguno de sus fans se quedó descontento. Las canciones que sonaron de su último disco -las que como yo, muchos teníamos más frescas, ya que “California Crossing” no ha parado de sonar en nuestros reproductores en las últimas semanas- fueron las que rompieron de verdad: “Hang On”, “Mongoose”,”Downtown In Dogtown” y las increíbles “Squash That Fly” y “California Crossing”, canción que da título a este último trabajo discográfico de carretera, playa y solecito… con rubia despampanante incluida a quien pudimos ver meneando la melena en primerísima fila.
Personalmente me encantó que tocaran tantos temas de su anterior disco, “King Of The Road”: “Hell On Wheels”, “Over The Edge”, la impresionante “Boggie Van” gracias a la que muchos de nosotros aún hoy (2 días después) tenemos dolor de cuello, y la homónima “King Of The Road”.
Si hablamos de las guitarras, el párrafo podríamos titularlo “Fu Manchuy el plexiglás” o “Where´s your Jaguar, Scott?”. Bob Balch y Scott Hill, mano a mano, se las arreglaron para hacerme creer que entre ellos había un espejo gigante. Uno era la imagen del otro… La misma guitarra, los mismos amplis, los mismos pedales, el mismo pelo corto (Scottt!!!!!), los mismos riffs y el mismo headbanging, el mismo sudor secado a la vez por toallas iguales… la misma bola de graves inundando mis oídos.
Se me hizo muy corto, a pesar de que realmente no lo fue. Arrancaron los bises con “Godzilla” a petición del público y se fueron con “Eatin´ Dust”.
Conciertazo. La pena… no poder ver al ex-Kyuss Brant Bjork a la batería, aunque su sustituto estuvo más que a la altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.