Jason Isbell & Unit 400 – El Sol (Madrid)

Quienes conocemos de buena tinta el talento de Jason Isbell, sabíamos que defender en directo su notable debut en solitario, Sirens of the ditch, era tarea lograda de antemano por el ex–Drive by Truckers. Desde su entrada en DBT demostró con creces su talento compositivo y ahora junto a la banda que ha armado, Unit 400, sigue brillando sobre los escenarios.

Abrió fuego el australiano Liam Gerner con la única compañía de su guitarra. Sorprendente entremés donde la mejor tradición rockera norteamericana surgía de una garganta que destilaba melancolía acrecentada por una sala aún a medio llenar. La escena parecía sacada de un desvencijado bar de carretera refugio de corazones malheridos.

Jason Isbell irrumpió con su banda arropado por un sonido limpio que nos deleitaría durante toda la velada. Unit 400 son un combo sólido y compacto, que, aguanten el órdago, poco tienen que envidiar a DBT; consiguieron que las canciones de estudio sonaran mucho más rocosas, desde el poderoso inicio con “Grown”, pasando por la demoledora “Try” –fue inaudito hasta donde la llevaron, pareciendo Black Mountain-, la preciosa “Chicago promenade” o el coqueteo a lo jam band con “Down in a hole”.

Dentro del lote brillaron especialmente “In a razor town” como único momento realmente acústico de la noche y la expansiva cima de la celebrada “The magician”. Cómo no, Isbell no se olvidó de su anterior banda y rescató joyas que nos llevaron casi a las lágrimas (“Goddamm lonely love”-envenenada letanía al amor-, “Danko/Manuel”- o cómo ahogarnos en una fantasmagórica ciénaga sureña- y “Outfit” –pelín afilada-). Como broche recuperó “Never gonna change” y nos pellizcamos para ver si era real o soñado el desboque a lo Crazy Horse que nos sacudió de pies a cabeza.

¿Uno de los conciertos del año? Qué coño, uno de los conciertos de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.