Milla Jovovich – The peopletree sessions (Cherry Red)

Disco complicado este. Cuando me llegó a mis manos pensé: “¿Será un producto de marketing para promocionarse?”, “¿cantará la propia Milla?”, ¿”es un disco de electrónica y ella hace funciones de Dj?”. Creo que son las preguntas que os haríais todos vosotros…

Ahora que a las famosas, actrices o modelos, se les da por cantar (ahí tenemos el ejemplo de Carla Bruni con su precioso debut Quelqu’un M’a Dit, nuestro quinto elemento se apunta al carro y vuelve a reeditar este disco. Sí, este no es un nuevo trabajo propiamente dicho. Se trata de una reedición de un trabajo que ya salió allá por el 98.

No es la primera aventura musical de esta ucraniana. En 1994 salió a la calle lo que sería su primer proyecto con el nombre artístico de Milla. Llevaba por nombre The Divine Comedy y lo editaba el sello SBK Records. Por aquel entonces se arrimaba más a lo acústico, a la canción de autor, a lo más melancólico. Pero los tiempos han cambiado, y su estado de ánimo y su estilo musical también.

En este The Peopletree Sessions sigue con sus melodías folk, pero de un modo más actual, utilizando nuevos recursos, y eso lo encuentra en la electrónica, y todo el abanico de posibilidades de experimentación que da ésta. Pero esto no lo hace sola, sino que se hace acompañar de músicos como David Turin, Dan Elder, Ezra G, Kate Garner, Nick Young

Según parece, ella aporta la voz y las letras y se une a este elenco de artistas para ejecutar estas ideas de folk electrónico que fluyen por su cabeza. Los mismos David Turin y Dan Elder son los que producen este trabajo.

Como decía al principio, es un disco complicado. Y mucho. No es fácil que entre a la primera. No es un disco redondo. Tiene muchos altibajos. No sigue una “linealidad”.

Tiene temas buenos como “I Tell”, “Flu Acoustic”, “Separate Worlds” o “Queen Of The Parade Remix”; pero también hay otros que parece que están en el álbum para rellenar. Temas sin pies ni cabeza. ¿”Sweetheart” es un acercamiento a Björk o una psicodelia sin sentido? Si quiso intentar lo primero, no le salió demasiado bien.

“Dj Puppy Ink” es una canción que parece grabada en el salón de su casa un domingo por la tarde después de una noche de una dura batalla, cual Juana de Arco. La salva los arreglos electrónicos, pero no siempre se puede escudar en ellos. Y en muchas ocasiones lo hace. Así ocurre con más cortes del disco.

La Milla Jovovich cantante y compositora es como la Milla Jovovich actriz: enigmática y con aires de tenebrismo que la envuelven en un halo de misticismo, y que nos lleva a pensar en la psicodelia y en la inestabilidad emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.