Splitsville – Moby Dick (Madrid)

El cuarteto (los hermanos Brandt y Matt Huseman y Paul Krysiak presentaron en sociedad al nuevo integrante de la banda) nos ofreció un directo arrollador, lleno de energía y buen humor. Se divierten y hacen divertir. Apenas tocaron cinco temas de su reciente álbum (The Complete…Pet Soul), pero aún así consiguieron enloquecer al público que llenaba la sala. Y tiene merito hacer saltar y moverse a la gente cuando muchos no conocen la mayoría de las letras.

Guitarras rebosantes de energía, coros y armónicos juegos vocales (construidos por los cuatro componentes) y buen humor (se dirigían al respetable en un castellano pobre y no pararon de repetir “¿Qué pasa pollo?) caracterizó la actuación. La descarga de un sonido poderoso y adhesivo solo se vio interrumpida por los minutos intermedios, en los que Paul Krysiak se puso en los teclados, regalándonos dulces melodías como “The Love Songs Of B.Douglas Wilson”. Esta canción, junto a la versión del “God Only Knows”, fueron los instantes en los que los Beach Boys estuvieron más presentes.

El resto del repertorio tuvo una menor influencia del mítico grupo y se convirtió en una exhibición de guitarras y una sucesión de temas power pop. Hay que destacar en este apartado “Forever”, “You Ought To Know” y fundamentalmente “Pretty People”, todas ellas incluidas en su último trabajo. Y no nos olvidamos de la dulzura -inicial- de “I´ll Never Fall In Love Again”, un tema que fueron construyendo a base de un crescendo de energía guitarrera.

Los americanos, con traje y corbata (a la vieja usanza), dejaron buen sabor de boca. Un total de 18 temas que hipnotizaron al público durante la hora y cuarto de actuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.