The Cure – Vilar de Mouros (Portugal)

Era casi imposible superar el impresionante concierto que The Cure dio en Santiago justo un día antes de la cita portuguesa. Difícil tarea la de explicar las emociones que muchos sentimos aquella noche en ese concierto perfecto, y tal vez eso es lo irrepetible.

Pero a partir del primer momento con “Plainsong”, muchos de los presentes nos dejamos llevar enseguida por todos los caminos que Robert Smith y compañía nos ofrecieron aquella noche. Desde los momentos más oscuros y densos, pasando por los más emotivos, para acabar en los más luminosos y pop. Así, en algo más de dos horas, volvimos a asistir a un viaje de grandes éxitos con sorpresas como “10:15 Saturday night”, “Why can’t I be you?” o “A strange day”. Robert volvía a estar pletórico en el escenario, con la voz mejor que nunca. Se notaba que disfrutaban y que, sobre todo, intentaban que disfrutaramos los allí presentes (a pesar de contar con un público algo soso en esta ocasión).

El impecable sonido y un juego de luces impresionantes también ayudaron a que “Just like heaven”, “One hundred years” o “Lovesong” sonaran más grandes todavía. Deslumbraron con las canciones de su último disco, The Cure(04), desde las melodías más pop de “The end of the world” y “Before three”, a la increíble potencia y densidad de “The promise”, con la que cerraron el set antes de los bises.

Sin duda el final de esta gira europea iba a ser inolvidable, igual que lo había sido ya el concierto de Santiago. Y como no querían dejar con las ganas a nadie, los tres bises que nos regalaron no decepcionaron. “M”, “A forest”, “Close to me”, o como pasarlo bien jugando con una canción (era genial ver a Robert jugando con la voz y los coros de dicho tema), “Friday I’m in love”, con la que por fin el público resucitó para luego estallar con el clásico entre sus clásicos, “Boys don’t cry”.

Por si alguien duda todavía que se pueda sobrevivir como uno de los grandes después de casi treinta años y no morir en el intento, que no se pierda el último disco y la futura gira de invierno de presentación.

Conciertos así no tienen precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.