Daniel O’Sullivan – Folly (O Genesis)

El bueno de Daniel O’Sullivan espero que algún día le reconozcan su fascinante labor como artesano del pop, y de crear alguna de las más bellas canciones de esta década. Su carrera empezó junto a Alexander Tucker en el grupo Grumbling Four, con el que llevan años haciendo extraños pentagramas mezclando improvisación, folk, drone (Daniel fue integrante de Ulver o Sunn O)))), sinuosas escapadas al credo de Brian Eno de sus primeros discos en solitario, y al Bowie setentero. Les recomiendo que busquen el fantástico disco “Furfour” (Thrill Jockey 2016) para adentrarse en el especial mundo de este dúo.

En solitario Daniel O’Sullivan debutó con “Veld” (O Genesis 2017) un trabajo rebosante de finas texturas, inquietas, frondosas, con paradas en la cosmología de Nick Drake, el drone sacramental, cuya luminosidad se acercaba a The Cocteau Twins, y pop de costuras oblicuas. Un gran disco, que le siguió The Physic Garden(KPM, 2018) inspirado en la library music o música incidental para anuncios y películas imaginarias. Ahora refrenda con un disco pop de infinita hermosura, “Folly” (O Genesis, 2019), producido por Thighpaulsandra (Coil, Julian Cope…), que pasa por ser el mejor disco que un servidor ha escuchado en lo que llevamos de año y legitima su potencial como compositor admirable.

Ya desde la portada es un placer sensorial ya que el grafismo recuerda al “Song Cycle” de Van Dyke Parks, colaborador de Brian Wilson, autores que admira O’Sullivan. Un destello de colores en forma de espiral en la portada es la puerta de entrada a un universo de sonidos envolventes y circulares.

Abre con la intro de “The Air St Evignne” para dar paso a los acordes catedralicios de “Under The Knife”, con preciosos arreglos de trompeta y coros que pespuntean una sinfonía -muy canterburiana- perfecta de espacios imaginarios gracias a la gran producción.

“Time Elapsing Blue” destila notas de piano que va trazando la senda por la que las notas van dibujando una sonoridad cercana al mejor Todd Rundgren, al igual que “Honour Wave”. La más que apañada voz de Daniel se ve puesta a prueba en la balada “The Diamond Vehicle” con fugas a la pomposidad de Tears For Fears. La canción que define todo el álbum es la enorme “Air Tunes” cuyo masaje te relaja y te transporta al ambient de Brian Eno y a Mark Hollis por la emocionante gestión de los silencios.

“Utopiary” y “Amnion” saben crear cimbreantes diálogos con los ecos pasados, y siempre necesarios, de Talk Talk, sobretodo la segunda que se asemeja mucho a “April 5th” del álbum “The Colour Of Spring”.

Canciones bellas, románticas, opulentas. Aquí tenemos a un gran compositor que invito a que descubran y disfruten.

Escucha Daniel O’Sullivan – Folly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.