Purple Weekend 2013. Asistimos a una nueva edición del festival leonés

Intro

El Purple es un festival que está hecho de otra pasta, parafraseando a Bogey en el Halcón Maltes, yo digo que muy probablemente el Purple Weekend este hecho del “material con el que se fabrican los sueños”. Veinticinco ediciones, hacen de él uno de los festivales más longevos de España, esquivando tejemanejes políticos del ayuntamiento, dimes y diretes y cambios en la dirección.

PurpleWeekend2013

Está claro, el Purple está por encima de todo y sobrevivirá al paso del tiempo, adaptándose sin por ello perder su espíritu primigenio.


 

Jueves 5

La primera jornada del festival leonés comenzaba con los conciertos de la joven banda psicodélica de A Coruña, Fogbound y los daneses The Youth, en uno de los enclaves, ya clásicos, del Purple; el Gran Café. Pero no sería hasta por la noche, en el escenario principal, ubicado en el antiguo Colegio de Huérfanos Ferroviarios, un entorno (dicho sea de paso) de aspecto muy fantasmagórico, en el cual todo puede ser posible, cuando el Purple diera paso a sus primeras figuras internacionales.

Los representantes de la nostalgia garajera sixtie de este año eran los californianos The Sloths, una de esas bandas que muchos (por no decir la gran mayoría) no hubiésemos conocido de no ser por la serie de recopilatorios imprescindibles “Back From The Grave“, en concreto del volumen 4, que es donde salen los angelinos.

TheSloths_1_PurpleWeekend2013

El, entonces, quinteto sólo grabó un single con dos temas, “Making Love” y “You Mean Everything to Me”, suficiente para que se recorrieran en su época todos los circuitos de actuaciones de Los Angeles, sí, incluido el mítico Pandora´s Vox. Hace un par de años,Mike Stax, el editor del fanzine Ugly Things y, probablemente, la persona que más sabe de Garage de todo el Planeta decidió escribir un artículo acerca de The Sloths, se puso a investigar y logró contactar con varios de los miembros originales, entre ellos, el guitarristaJeff Briskin y el guitarrista Don Silverman. Lo que iba a ser un pequeño reportaje en la revista de Mike, acabó siendo una reunión de los miembros vivos de la banda a la que se han unido el guitarrista Jack Rivera y el guionista y director de cine, Tommy McLoughlin, haciendo de vocalista.

La idea era adaptar el mismo setlist que hacían The Sloths en los sesenta a los nuevos tiempos. El resultado en el concierto del Purple fue dispar y, a buen seguro, que no dejó el mismo sabor de boca a todos los presentes. Por una parte tocaron los dos consabidos temas, más acelerados y rockeros (seguramente) que cuando tocaban por Sunset Strip, algunas versiones muy conocidas como: “Around & Around” de Chuck Berry, el “Baby Please Don´t Go” o “”7 and 7 Is” de Arthur Lee, y por otra, algún tema más desconocido, como: “Never Enoght Girls”, escrita originariamente por Holly Beth (vocalista de Holly & The Italians) para Joey Ramone, y la faceta de mago e ilusionista del nuevo cantante de la banda, Tommy, para asombro de los que allí se congregaban. Lo dicho, la mesa de mago que presidia el escenario cobró sentido (o no) cuando Tommy se puso a cortarse el cuerpo con un cuchillo y a llenárselo de sangre postiza y, cuando más tarde, comenzó a tirarse unos confetis rojos con ayuda de un abanico.

Concierto digno en lo tocante a lo musical, para otros; un espectáculo de telefilm de los de echarse la siesta, de eso sabe muchoTommy McLoughlin, con querencia por el Gore de cumpleaños de adolescente norteamericano, también sabe el amigo de eso (es el director de Viernes 13 VI, si, habéis leído bien).

Llegaba la hora de una estrella del Soul por derecho propio y uno de los platos fuertes del festival, Lala Brooks, componente del The Crystals a las órdenes del creador del mítico muro de sonido; Phil Spector. En esta ocasión sus acompañantes serian un puro lujo,The Allnight Workers, unos crápulas procedentes de A Coruña, que, aparte, de darle a la noche, le dan a los instrumentos de manera concienzuda. La primera parte del concierto fue para ellos, que se lucieron con un potencial increíble, unas voces perfectamente calibradas y una manera de sentir la música negra sobre el escenario poco habitual, son blancos que quieren ser negros, de acuerdo, pero lo hacen muy bien.

LalaBrooks_PurpleWeekend_2013_2

La suerte estaba echada y los currantes de la noche dieron paso a una Lala Brooks en un estado de forma excepcional a pesar de sus sesenta y seis años, que manera de bailar, cantar y de moverse por el escenario, por no hablar de la complicidad con los Allnight Workers y las chicas del coro, a pesar de estar separados en la distancia, que no en el Soul. Así pudimos disfrutar de temas como: “There´s no other like my Baby”, “Proud mary”, “Be My Baby”, “Then He Kissed Me”, la inevitable e imprescindible “Da Doo Ron Ron” o una increíble versión de “All or Nothing”, interpretada primigeniamente por Cher.

“Dolores” Lala Brooks terminó su concierto pero los que se acercaron por la allnighter pudieron disfrutar de su simpatía, haciéndose fotos con ella o viéndola bailar como si no hubiera un mañana. Genial.


Viernes 6

Para los más madrugadores, el incombustible Jartur (alma pater de Los Immediatos, entre otros capítulos imprescindibles del Revival Sixtie Nacional) & His Lords se encargaría de quitar las legañas del respetable, a golpe de Fuzz y mandobles de acero toledano en el Espacio Vías. No me puedo contar entre los afortunados, el viernes se me antojaba una jornada rompe piernas y así fue.

The Limboos tenían la misión de llenar hasta arriba el Gran Café y lo consiguieron. El cuarteto formado de las entrañas de losPhantom Keys y Allnight Workers desplegó su sapiencia musical, en todos los sentidos (muchas veces no vale con la técnica, hay que escuchar y saber de lo que se toca y estos saben) para ofrecer su fabuloso coctel de Rythm & Blues, Calipso, Rock & Roll y otras influencias exóticas herederas de los clubs de los 50´s y 60´s. Acaban de grabar un single para Penniman Records, yo no los perdería la pista.

De vuelta al Espacio Vías pude constatar la buena salud del Purple en lo tocante a la convocatoria de vendedores de complementos, discos, memorabilia y otros objetos dignos de coleccionarse, al visitar las tiendas ubicadas en las dos plantas del excepcional espacio.

Especial mención para la exposición del fotógrafo leonés Daniel Martin que lleva retratando el Purple y a sus asistentes más de diez años.

Peralta es, lo que podríamos llamar, una súper banda a la española, Juancho (sustituido para la ocasión por sus obligaciones con Paul Collin´s Beat) al bajo, Angel Kaplan (guitarra y voces), Marcos Montoro (guitarra y voz) y Pablo Gonzalez conforman lo que empezó como una reunión de amigos y se va convirtiendo en una banda consistente. Si bien es cierto que su propuesta no arroja nada nuevo sobre los escenarios, no está exenta de canciones a prueba de bombas, que al final es lo que queda. Su experiencia y su manera de tocar (increíble) convirtieron su concierto en una colección de himnos de puño en alto, Powerpop con raíces norteamericanas, alto octanaje y mucha mala leche en cada una de las cuerdas de sus instrumentos, de lo más intenso del día.

Peralta_PurpleWeekend2013_2

Para seguir con en la misma línea, nada mejor que el cantante y bajista de Maine, Kurt Baker, llamado a ser uno de los mejores representantes del Power Pop norteamericano con ascendencia New Wave. El norteamericano y su banda nunca suelen fallar en directo, la ecuación perfecta de simpáticas melodías y la urgencia inherente al R&R hacen de sus conciertos algo más que disfrutable. Su setlist estuvo compuesto, mayoritariamente, por temas de su aclamado y reciente Brand New Beat (2012) alternando con su nuevo single “Girl´s Got Money” y, por supuesto, temas de su anterior banda; The Leftlovers. Como dato complementario: Kurt Baker ha decidido seguir los pasos de Paul Collins y ha decidido quedarse a vivir (de momento) en España.

KurtBaker_PurpleWeekend2013_2

Ya por la noche y bajo los rigores del clima Leonés, era hora de acercarse al CHEF (así llaman los oriundos de León al recinto) a ver al resto de bandas de la jornada.

La cuota de “Revivalismo Mod” del día estaba cubierta por el grupo sueco The Most, aficionados a los trajes ajustados y al Beat nervioso. Si bien es cierto que sus grabaciones rebosan efervescencia y sonido compacto, su directo no dio de sí todo lo que se esperaba de ellos, guitarras pobres, sonido frio y planteamientos muy previsibles hicieron de su concierto algo anodino y digno de pasar página. Se ve que no era su día.

TheMost_PurpleWeekend_2013_2

Nueva Reina del Rhythm and Blues, la gran esperanza de la música negra y otros calificativos le ha adjudicado la prensa musical, siempre ávida de nuevos titulares, a Nikki Hill. Exagerado o no, lo cierto es que tan sólo con un L.P en el mercado, excelente por cierto, Nikki Hill se ha recorrido medio mundo en escenarios, ha sonado en todas las radios y ha sido aclamada por aficionados al Rhythm & Blues y también por ajenos a esos sonidos.

NikkiHill_PurpleWeekend2013_4

No hay que negar que su concierto fue de lo más disfrutable, haciendo sudar a todos y con una actitud 100% Rock & Roll; cero tiempos muertos sobre el escenario, energía a raudales y guitarrazos a dolor. Y ahí esta uno de los kits de la cuestión, la pareja no engaña a nadie (el guitarrista, Matt, es su marido) y siempre han dicho que uno de sus grupos favoritos es AC/DC, por lo tanto; algún despistado debería haberse dado por enterado de lo que iba a ver.

El caso es que su música es el puente perfecto entre el Rock & Roll de alto voltaje, el Southern Soul y el Rhythm & Blues, quizás no apto para puristas de esto último. Disquisiciones musicales y estilísticas aparte, los temas de su único L.P (Here it´s Nikki Hill) suenan como un auténtico tiro en directo, guste o no.

Llegaba la hora de rendir pleitesía a la banda responsable de uno de los discos imprescindibles de la historia del Power Pop (se pongan ustedes como se pongan), el Create Action de 1997, todo un compendio de melodías urgentes y pildorazos de Pop intemporales. The Decibels decidieron reunirse en una gira de despedida, ya que Dean Seavers se retira del mundo del Rock & Roll por prescripción médica.

TheDecibels_PurpleWeekend_2013_4

Empezar con una versión de The Boys; “First Time” a toda pastilla era ya toda una declaración de intenciones de por dónde iba a ir los tiros, y así fue; su concierto sin apenas interrupciones se compuso del mencionado disco prácticamente entero y alguna más de otro disco, como: “My Mind” o “Poor Sidney”, sin dejarse la versión de los Flaming Groovies que solían tocar en directo, “Shake Some Action”. Concierto memorable por lo que representan y por la ejecución.


Sábado 7

El sábado por ser el día considerado más fuerte, el festival había guardado si no sus mejores cartas, las más arriesgadas, al traer a dos bandas difíciles de ver y nada asequibles en cuanto a planteamientos musicales, hablo de The Night Beats y Black Angels.

Antes, la representación más Yé Yé del festival, Los Retrovisores, habían puesto el Espacio Vías patas arriba con sus ganas de juerga impenitentes y su Soul festivo y sin complejos, y los austriacos Bj´s New Breed volvían a dejar patente del porqué de la merecida fama de su anterior banda, The Jaybirds; Freakbeat a todo volumen y Rhythm and Blues rabioso a la par que elegante.

Antes de sumergirnos en el psicodélico mundo de The Black Angels el público del Purple Weekend tenía la divertida misión de aguantar el ritmo de esa bomba sudorosa de Soul que es Jeff Hershey & The Heartbeats. Lo del californiano y los suyos es para verlo en directo, sus canciones, ya de por sí efectivas en disco, cobran otra dimensión con la tensión del escenario. Jeff Hershey no paró de saltar durante todo el set contagiando a todo el CHEF y poniéndonos a bailar durante la hora que duró su actuación.

Jeff Hershey sólo tiene un L.P en su haber, Soul Music Vol I (2012) pero que disco amigos, aconsejable 100%, así como el single (Underground Classics) que editó a finales de verano en el que rinde homenaje al Punk con el que creció, llevándolo al terreno del Funk y el Soul.

Cuando tres tipos mal encarados toman el escenario al asalto y el bajista propina una patada a una botella de agua hasta lanzarla casi al público, sabes que estas ante o ante unos cretinos o ante una banda con actitud y personalidad dispuesta a todo. La banda de Seattle, Night Beats pertenece al segundo grupo y así lo hicieron saber durante todo el concierto plagado de Fuzz, Feedback y bucles de sonido lisérgico.

NightBeats_PurpleWeekend_2013_2

Aunque es inevitable acordarse de otras formaciones, que a buen seguro Night Beats tienen en su ideario, como: Blue Cheer oMudhoney , el trio juega en esa liga en la que las bandas imprimen su propio sonido. Armados únicamente con guitarra, bajo y batería, hicieron que temas como: “The Seven Poison Wonders”, “They Came In Through the Window” o “Playing Dead” sonaran mucho más agresivos que en disco, ayudados por el infame sonido (a veces) de un espacio como el Chef, y que su set fuera la antesala perfecta, además de una de las sorpresas, para lo que vendría a continuación.

Llegaba la hora de una de las bandas más esperadas del Purple de este año, The Black Angels, o lo que es lo mismo: los que se han convertido en buque insignia de la nueva psicodelia norteamericana. Y no lo han hecho de la noche a la mañana, su trayectoria, de más de diez años, les ha llevado a actuar por todas partes y a editar alguno de los discos imprescindibles para entender la nueva hornada de bandas herederas de la Psicodelia norteamericana de los sesenta. Si Rocky Erickson los llama como banda de acompañamiento será por algo.

BlackAngels_PurpleWeekend2013_2

Sobre un escenario convertido en pantalla gigante con proyecciones psicodélicas y retroproyecciones de sí mismos, Christian Bland,Alex Maas y los suyos comenzaron el set con “The Spiner at the Gates of Heaven” para seguir con “Broken Soldier” y “The First Vietnamese War”. La base rítmica de Kyle Hunt (bajo) y Stephanie Bailey (batería) te atrapan sin que te des cuenta y te sumergen en su mundo onírico, convirtiendo su concierto en una montaña rusa de sensaciones difíciles de superar hoy día sobre un escenario. No pudieron faltar otros temas que se me antojan imprescindibles en su repertorio como: “Don´t Play with Guns”, “Indigo Meadow” o “You on the Run”.

BlackAngels_PurpleWeekend2013_4

Si la banda hubiera acabado su concierto su set principal hubiera sido de diez, el empeño de tocar bises como una imposición no escrita en el circo del Rock & Roll, hizo que el concierto se prolongara casi veinte minutos más, con una versión alargada de “Manipulation” y “Young Men Dead”. Con todo y con eso, para el que esto suscribe, el concierto del festival. Una barbaridad.

Desde ya, contando los días para el siguiente Purple Weekend.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!