Chucho – Teatro Juan del Enzina (Salamanca)

MALAS PULGAS
El pasado jueves 22 de noviembre, los de Albacete nos presentaron su último largo Los Diarios de Petróleo, en el que Alfaro parece haber vuelto la vista al mítico sonido de los mejores Surfin´Bichos, pero ahora empapados por el lirismo y el pop preciosista de su nueva andadura; alejándose cada vez más de la crudeza sonora de 78, que ahora se intensifica en las letras.

La noche comenzó con una sentida Extrarradio, que suena más intensa a cada escucha por la brutalidad de su letra, y continuó con gran parte de los cortes del último trabajo. Cataratas de sueño, De aire, El secreto de la ciencia, Ricardo ardiendo, Abre todas las ventanas, Un agujero excéntrico, Mi padre o la juguetona Chapoteosis de chiquillos en la bañera nos mostraron el buen estado de forma del grupo, que ahora ha reforzado su coraza sonora con un nuevo teclista, para el que desgraciadamente la noche trajo numerosos problemas técnicos cortesía de Sánchez Marcos. Problemas sufrió también el propio Alfaro, que tras parar en mitad de una canción y mascullar “perdonad…se me ha roto la guitarra…la muy zorra”, tuvo que cambiar de “herramienta”.

No se olvidaron de los demás fragmentos de la tetralogía petrolífera y nos regalaron lo que Alfaro definió como “enfermedad de la bossa” de Calígula en Río y la explosión eléctrica de (San) Juan Autista. Las ya clásicas Sal, El detonador EMX-3 y Un ángel turbio sonaron también, aunque con menos aristas que en el pasado para acercarlas al nuevo sonido del grupo. Algo innecesario en el caso de los temas de Tejido de Felicidad: Cirujano patafísico, Hamorambre, Magic o Revolución (en la que Fernando sigue sin coger el tono a la primera), que se adaptan a la perfección al nuevo set.

Chucho continúan empleando arreglos pregrabados para completar las canciones en directo, pero los coros de Isabel León siguen echándose MUCHO de menos. Los escasos afortunados que pudimos verles en la sala Klapton cuando acababan de editar 78 (la gira de Tejido de Felicidad no pasó por aquí), quizás echamos en falta la visceralidad de Cerca del animal o El ángel inseminador… pero aquellos eran otros tiempos…cuando los 40 Principales (sí, sí, habeis leído bien) nos traían a Salamanca lo mejor de la escena independiente totalmente gratis. Aun así hay que agradecer al Servicio de Actividades Culturales de la Universidad de Salamanca el hecho de haberse “tirado a la piscina” con la creación del Indiepop, que viene a combatir la zafia propuesta del Con 40 de Fiebre (nunca mejor elegido el nombre). También hay que decir que está teniendo una excelente respuesta por parte del público que ha llenado por ahora cada una de las butacas en cada concierto.

En definitiva 105 minutos accidentados y un poco fríos por parte del público, quizás coartado por las butacas, pero casi impecables por parte de Chucho… caso aparte del nuevo pop español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.