Akron/Family – Love is Simple (Young God Records)

¿Es folk? ¿Es psicodelia? ¿Es rock? ¿Es música de los nativos americanos? ¡Es Akron/Family! Cuando parecía que, con Meek Warrior (06), los neoyorkinos ya habían exprimido todo el limón del acid folk, ahora entregan Love is Simple, su obra definitiva; uno de esos discos que hay que tener para darse cuenta de hacia dónde está evolucionando parte de la música más inteligente e inquieta de los últimos años.

Un hilo invisible une a Akron/Family con Animal Collective, otros ilustres de la efervescente escena de Brooklyn, en el sentido de regurgitar géneros de forma totalmente desprejuiciada y devolverlos con un ropaje nuevo y un punto alucinógeno. También hay algo del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (67) en Love is Simple, en ambos discos la última canción es una versión de la primera (un <>reprise) y, entre las dos, un fascinante viaje con muchas escalas:

Primera parada, “Love, Love, Love”: bálsamo acústico con un estribillo tan sencillo como antológico y coreable. Próxima parada, “Ed is a Portal”: blues psicodélico sobre un manto de cantos chamánicos cortado por un exquisito arpegio de guitarra digno del mejor Jim O’Rourke. Próxima parada, “Love is Simple”: xilófono, guitarra y coros para quitarle hierro a eso del amor. Próxima parada, “I’ve Got Some Friends”: Frank Zappa conoce a los indios americanos en el florido jardín de Tiny Tim. Próxima parada, “Lake Song/New Ceremonial Music for Moms”: Hechuras post-rock, música africana y coros femeninos para acabar perdiéndose en un viaje de peyote de los que dejan secuelas. Próxima parada, “There’s So Many Colors”: resaca a capella y rock de quilates, como My Morning Jacket con Sufjian Stevens al banjo. Próxima parada, “Crickets”: un remanso de paz y la canción más redonda del disco. Próxima parada, “Phenomena”: Blues rock setentero teñido de folk silvestre. Próxima parada, “Pony’s OG”: de la canción confesional de autor de, pongamos, un Bill Callahan a un amago de música disco para volver al punto de partida sin despeinarse. Próxima parada, “Of All the Things”: Circo, free jazz, costa oeste y Akron/Family en estado puro. Última parada, “Love, Love, Love (Reprise)”: Despedida y cierre, el estribillo se convierte en estrofa y al terminar el disco uno tiene la sensación de que, en ese trozo de plástico circular, hay muchas cosas encerradas y todas ellas muy buenas.

La primera edición de este disco, dedicado a la memoria del gran Kurt Vonnegut, viene acompañada por un DVD con casi dos horas de delirante y explosivo material en directo. Háganse un favor y cómprenlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.