Andrew Bird – Armchair Apocrypha (Fat Possum)

Existe un tipo de discos que, ajenos a las mesiánicas campañas de promoción, llegan sin hacer ruido y, sin embargo, acaban por calar muy hondo. Ocurrió con el maravilloso Andrew Bird & The Misterious Production of Eggs (05) y ahora vuelve a suceder con Armchair Apocrypha. Para esta ocasión, el hombre pájaro de Chicago ha optado por cerrar un poco el abanico de sonoridades para ceñirse (más o menos) al pop de guitarras.

No es nada habitual dar con un disco cuyas cinco primeras canciones sean sencillamente perfectas en términos de composición, interpretación y producción. De la contención serena y el aire indie de “Fiery Crash” a la sofisticación de “Imitosis”, pasando por el delicioso pizzicato de “Plasticities” o una “Armchairs” con la que, quien no reviva a Jeff Buckley, es que ha perdido la memoria y la razón. Por lo exótico del ritmo y ese deje David Byrne, “Simple X” es puro Talking Heads y uno de los momentos álgidos del disco, mientras que en “Cataracts” Andrew Bird nos recuerda que, además de compositor, es silbador y violinista profesional. Por su parte, “Yawn at the Apocalypse” es uno de esos cierres de álbum que ponen el vello de punta. Lástima que temas como “Darkmatter” o “Spare-Ohs” transiten por terrenos más trillados y previsibles, de lo contrario estaríamos hablando de un serio candidato a disco de la temporada. Aunque tampoco crean que se va a quedar muy atrás, quizá ya haya llegado el tiempo de reivindicar a esos artesanos del pop que viven a la sobra de los grandes nombres de la “escena independiente” y que, en ocasiones, pueden llegar a hacer mejores discos. De esntre todos esos actores secundarios, esos nombres escritos con letras pequeñas, Andrew Bird es, sin duda, uno de los más talentosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.