Silvia Pérez Cruz – Farsa (género imposible) (Universal)

El universo musical y sonoro de Silvia Pérez Cruz es de los más ricos de nuestro panorama. Sus composiciones son pluscuamperfectas porque tienen la grandeza de ser siempre acompañadas con esa voz entre angelical y de tablao flamenco nocturniego. Este disco, que fue grabado durante 2019, nos muestra la realidad de la compositora y sus últimos tres años. Son letras originales y también algún poema prestado. Farsa (género imposible) responde a la inquietud de la cantante en relación con la dualidad de lo que se muestra y lo que realmente somos. En ella sobrevive y destacan los sones frágiles, el equilibrio interior y la magia de la buena música en tiempos del electrolatino.

En los últimos años Silvia (Palafrugell, 1983) ha ido derramando canciones por doquier; para espectáculos de danza, como el “Grito pelao” de Rocío Molina. Para montajes teatrales, e incluso para películas. Toda esa algarabía la ha reunido aquí. Cierto es que es la única artista patria que puede codearse con la música experimental a lo Björk, tirando por el flamenco Morentiano y los sones argentinos y salir con la cabeza alta. Hace años pensé que ella Rosalía y Amaia Romero eran nuestras tres nuevas voces femeninas más destacadas. La del tratrá ha virado a un estilo que me cansa y, por suerte, sólo Amaia siguen siendo mi ilusión musical.

En la portada del disco vemos a ella casi disolviéndose en un fondo blanco, y cuya inspiración le vino de la obra La cantante calva de Ionesco, y, de esta manera, alejarse de esa imagen inmaculada suya tan característica. Porque guapa es para chillar y quedarte ronco. El continente del disco es estremecedor. Por ejemplo “Todas las madres del mundo”, donde rememora su faceta como madre con una letra genial inspirada en el genial poema del orcelitano Miguel Hernández.

Cada canción de esta Farsa es un nuevo merodear por el mágico mundo “Silvia”. Empieza con esa preciosa “Pena salada” con sones a lo Nuevo Mester de Juglaría. “Mañana” es una suerte de tributo a Chavela Vargas, con mejor voz. En “Tres locuras” vira hacia el sonido experimental que tanto nos recuerda a sus cosas con Refree. Cuando llega el turno de “Ensumo L´Abril”, ya nos tiene tan atrapados y puede hacer con nosotros lo que quiera. “Grito pelao” ya lo conocíamos, y tiene ese donaire entre Pasión Vega pasada por el tamiz de Lee Ranaldo. “Estimat” es su guiño a Bola de Nieve, un artista al que admira. Y así hasta el total de 13 canciones que acoge la obra. Cada canción es un nueva invitación al mundo sui generis de Silvia Pérez Cruz. “Fatherless”, es una pieza de teatro cantada. Y en “Tango de la Vía Láctea” nos lleva a las noches bonaerenses para perdernos en un tugurio y bailar hasta que salga el sol.

Sí, Farsa (género imposible) es un lienzo en el que vas viendo todos la gama cromática de los sentimientos, pero cantados con esa forma que ella tan bien sabe. Gracias Silvia por cositas como estas en años como este.

Escucha Silvia Pérez Cruz – Farsa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien