Audience + Schwarz – Sidecar Factory Club (Barcelona)

Segunda cita del ciclo We’re not dead que Muzikalia organiza para apoyar la escena nacional y con uno de los mejores carteles que se pueden programar, los vascos Audience y los murcianos Schwarz.

Los de Gernika subieron al escenario de un Sidecar con buena entrada, dispuestos a darlo todo y ante un público expectante al que no decepcionaron. La propuesta de Audience es energética, visceral y directa como su último trabajo “Second Handed” del que dieron buena cuenta durante su actuación.

Sin un estilo en el que podamos encasillarlos, Audience dotan de matices acústicos su música como los arreglos de violín, la guitarra acústica a toque de slide o los teclados pero lo acompañan de una impecable potencia rítmica, una guitarra rabiosa y una manera de cantar y gritar con o sin el micro delante, tanto de Gaizka como de Hannot, que solo se puede describir con una palabra, fuerza. Con todo ello se pasean con idéntica soltura por el post-rock, el blues o incluso el folk pero siempre con una identidad propia que les hace simplemente especiales. Enormes.

Era entonces el turno de Schwarz y los murcianos subieron al escenario con toda la maquinaria que les acompaña, sintetizadores, guitarras y un sinfín de pedales de efectos.

Schwarz por Luis Moya Schwarz por Luis Moya

Schwarz por Luis Moya Schwarz por Luis Moya

Aunque era la presentación de su último trabajo “Arty party”, abrieron el show con “Dear Cancer” del ya lejano EP “Schwarz play Christian Rock” del que también tocaron el tema que lleva el mismo título y a continuación los murcianos dieron un buen repaso a su último álbum destacando la interpretación de “Hipnohimno” y “Droning Forever”. Aunque el volumen en las primeras filas era exultante, su monólogo se diluyó en la falta de comunicación con el público y la psicodelia se convirtió, en algunos momentos de la noche, en pura monotonía sonora.

Schwarz por Luis Moya Schwarz por Luis Moya

Ni siquiera la puesta en escena con unas interesantes proyecciones caleidoscópicas, hizo subir la temperatura de una actuación que acabó siendo fría. Schwarz demostraron ser grandes profesionales, pero quizás no consiguieron transmitir la intensidad que esperábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.