Daft Punk – Alive 2007 (Virgin/EMI)

Desde 1997 los franceses Daft Punk llevan agitando la escena house desde un punto de vista más amplio y menos encorsetado que muchos colegas electrónicos suyos, aunque también perdiendo fuelle contra más álbumes sacan a la luz. En el momento de su explosión con el clásico Homework (Virgin, 1997) su apetito musical y su hambre en los escenarios provocó la salida cuatro años más tarde del directo Alive 1997 (Virgin, 2001), auténtica bomba auditiva tejida con apenas unos pocos cortes, tracks o canciones (tres en total).

Diez años más tarde, y esta vez desde su tierra natal, París, el significado de Daft Punk ha cambiado perceptiblemente. Con Discovery (Virgin, 2001) y Human After All (Virgin, 2005) se ha cambiado el objetivo con respecto a aquel disco inicial. Si en sus orígenes primaba una idea, un sonido, una actitud sobre la que se retorcían, expandían e incrementaban su minutaje hasta límites insospechados (“Da funk” dura hasta 16 minutos en Alive 1997), con sus últimos dos discos han querido atajar caminos y comprimir dicha idea en formato single. Así que en este Alive 2007 (Virgin/EMI, 2007) el concepto single atrapa al grupo más allá de lo que fuera la banda francesa hace diez años, sin por ello dejar de ser competitivo y hedonista (en éste álbum), aunque quizá menos ácido, seductor y original que en la pasada década.

A lo largo de todo el minutaje vemos repartidos con inteligencia sus máximos hits, “Around the World”, “Da Funk”, “One more time”, interconectando dos o tres canciones en menos de 8 minutos (salvo una) consiguiendo así incluir hasta 27 de sus canciones (sólo tienen 3 discos) con acierto, entretenimiento y manteniendo el tipo. Cabe destacar la mejor cara que presentan los temas incluidos de Human After All, quizá el peor de los tres álbumes hasta la fecha. Con un marciano inicio “Robot Rock” va acelerando tanto el ritmo inicial de la música como el pulso vital de los asistentes, los cuales acaban extasiándose cuando se funde el ritmo con el groove guitarrero de los franceses.

También consiguen cambiar la cara de otros temas menos reconocidos como “Face to Face”, aplicando un crescendo a lo Daft Punk totalmente diferente al original, o conseguir unir temas pasados como “Rock´n´Roll” con “actuales” como “Human after all” para terminar el setlist. La parte más machacona no podía ser otra que la que conforman “Brainwasher”, “Rollin´ and scratchin´” y “Alive”, demostrando que más allá de sus hits llevados a la radio saben llevar al éxtasis al público que asiste a sus conciertos a través de ritmos menos usuales y más duros y rápidos.

Sin duda alguna los momentos cumbres son realmente increíbles (“Da Funk” es realmente abrumador) e invitan a disfrutar de cualquier concierto de los franceses si hay ocasión de verlos en directo, o mejor dicho, sentirlos y/o vivirlos. Veremos cuál es el nuevo pulso que toma el dúo francés en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.