Fanfarlo + Hola a Todo el Mundo – Teatro Kapital (Madrid)

El ciclo Heineken Selector al cual pertenece el concierto de hoy, y que debía haberse llevado a cabo en la homónima sala, ha pasado a celebrar parte de sus actuaciones en la mítica discoteca Kapital (Teatro para estas ocasiones). He leído que la sala Heineken ahora se llama sala Marco Aldany, pero hasta que mis ojos no lo vean, no me lo creo. Curioso entrar en deportivas en ese templo de la noche madrileña, aunque se me hizo raro ver a parejas cantando sentadas en donde suelen estar las gogos situadas. Gran sonido, para una nueva sala que me recuerda a una Joy Eslava mejorada

Entro con el primer tema ya empezado de la banda madrileña de ¿indie folk? Hola a Todo el Mundo (que poco me gusta este nombre). Para ese momento el recinto está completo y como después se vería con los ingleses, no cabría un alfiler. Cierto es que el aire hippesco de esta banda y su buenrollito me han tirado algo para atrás a la hora de profundizar en ellos, pero en directo a pesar de estar algo encorsetados, despliegan con buen gusto la amalgama de sonidos que configuran su primer homónimo disco. Bonitas voces (aquí canta hasta el apuntador) aunque se aprecian menos compactas que en el estudio, un poco de flauta (horrible su sonido), otro poco de banjo, ahora le metemos unos violines, porque no unos sintes, una de palmas, espera que le meto un acordeón. Todo muy coral. Todos cantando. Parecía que el fantasma de Arcade Fire recorría esta doble actuación.

 Después de 50 minutos de repaso de su disco (cantando en inglés), resaltando “Making your mum your best friend”, con un pasaje final muy de Los Planetas en “Una Semana…” cierran la actuación con una inesperada pieza en castellano, “León Comunión”, extraída de su EP Estela Castiza (2010), más emparentado con el indie patrio que con sus escarceos folkies en la lengua de Shakespeare. ¿Estaremos ante un nuevo movimiento de tropas al estilo Deluxe, Sidonie, Love of Lesbian y otros tantos en busca de más público? Puede, pero estos aires de frescura conectaron más con mis gustos.

Mientras los HATEM recogen sus propios instrumentos, van apareciendo poco a poco todos los integrantes de la banda londinense a colocar y probar los suyos. Pero lo más sustancial de esta escena amateur reside en la colocación de dos grandes teclados a ambos lados del escenario y una colección de guitarras mínima (una).

Y en cuanto empieza el show queda claro lo que anteriormente se preveía. Los arreglos basados en sonidos electrónicos (regusto por las bases techno-pop) se han apoderado del estilo Fanfarlo. Sus aires folk se han visto supeditados a unas texturas novedosas en comparación con lo oído en su primer disco, Reservoir (2009) y descendientes de lo que pronto será su nuevo trabajo, base motriz del concierto. Temas como “Replicate” o “Deconstruction” (anticipos ya oídos en la red) se unen a canciones como “Shiny Things”, “Feathers” o “Bones” parecen que agradan al respetable pero cuajan a medias. Resultó tan chocante para sus seguidores este cambio de formas, que tardaron más de la normal en darse cuenta que lo que estaba sonando era su hit “I´m a Pilot”. Lo mismo ocurrió con las mejores canciones de su primer largo, rejuvenecidas a pesar de no tener más de tres años. Pero este quinteto tiene talento y supo llevar al público por los derroteros que estaban marcando esta noche, consiguiendo que toda la sala bailara en la recta final con gran parte de sus piezas, dejando algo más olvidada esa vertiente épica que se desprendía en sus inicios.

Me sorprendieron, sin duda. No esperaba una actuación tan completa, sorpresiva y rica en detalles, siendo ahí donde ganan enteros. Y aunque el segundo disco pueda que no guste tanto como el primero, han demostrado con este directo que pueden ser una formación de largo recorrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien