Green Day – American Idiot (Reprise Records)

Imaginaos sentados en la platea de cualquier teatro del Broadway newyorkino, luces apagadas y dos focos que desde las esquinas iluminan el centro del escenario, allí con la mirada perdida y los brazos en cruz Billie Joe con el único acompañamiento de un piano canta los versos finales de “Tales from another broken home” I don’t feel any shame, I won’t apologize when there ain’t nowhere you can go. Running away from pain when you’ve been victimized, tales from another broken…home y en ese momento se ilumina el escenario con Mike Dirnt al bajo y Tré Cool tras la batería rematando la faena con aire orquestal. Se cierra el telón. Fin del primer acto.

Cuatro años después del irregular Warning los de Berkeley vuelven a escena con American Idiot una crítica a la sociedad, al estilo de vida americanos y a manipulación de la información en forma de ópera-punk-rock. La verdad, es que mi predisposición en la primera escucha del disco era encontrarme “más de lo mismo” lo cual no está mal del todo, si no que les pregunten a los AC-DC, pero la sorpresa ha sido mucho más agradable de lo que me podía esperar. No me canso de escuchar American Idiot

Cuando queda lejos ya el tiempo en el vendieron millones de discos con “Dookie”, Green day demuestran que una década es tiempo suficiente para evolucionar estilísticamente, para aprender a escribir letras mucho más profundas y volver a la carga con un séptimo disco que es sin duda el más ambicioso de su carrera y, probablemente, el mejor.

Después del single que da nombre al disco, una de esas composiciones que llevan la marca de la casa aunque lo ácido de la letra la hace más interesante que otras, aparecen las novedades, la primera mini-ópera de más de nueve minutos compuesta por 5 cortes entrelazados a la perfección y partir del cual aparece uno de los protagonistas Jesus of Suburbia. A lo largo del disco otros dos personajes, St. Jimmy y Whatsername, se introducen para dar cuerpo a la historia. “Holiday”, con clara influencia de las composiciones de Greg Graffin y sus incansables Bad Religion , también se entrelaza con la profunda “Boulevard of broken dreams” con un final intenso como pocos y el himno “Are we the waiting” con acelerada y orquestal “St. Jimmy”.

La segunda mini-ópera “Homecoming”, que fue la primera en componerse y que, de hecho, inició la idea conceptual del álbum después de que se perdieran todos los temas que Green Day tenía grabados, completa el disco precediendo a “Whatsername”, que cierra la historia, demostrando que la variedad estilística de Green Day no tiene límites pasando de temas orquestales como “Nobody likes you!” a la festiva “Rock and Roll girlfriend” con letras de Mike y Tré respectivamente. Antes “Wake me up when september ends” baja las pulsaciones al más puro estilo de la grandísima “Good Ridance (Time of your life)”.

Green Day no son The Who, ni American Idiot es Tommy, pero el trío ha madurado mucho, ha vuelto con un álbum ambicioso donde introducen nuevos instrumentos, unas letras trabajadas y un fuerte sentimiento de repulsa hacia el conformismo y la manipulación. Bandas de pseudo-punks con el pelo de punta, cara de niño malo y la pose perfectamente estudiada, por favor, tomen nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.