Laura Veirs – Carbon Glacier (Bella Union)

Estamos de enhorabuena. Mes a mes, llegan multitud de novedades dentro de ese conglomerado de diferentes estilos, que a veces llamamos post-folk, otras veces neo-folk… y la mayoría de esas noticias frescas están protagonizadas por una nueva generación de jóvenes compositoras. Sin ser debutante (ya grabó Laura Veirs (1999), de escasa repercusión, y Troubled By The Fire (2004), donde ya apuntaba buenas formas), pero si con la falta de reconocimiento internacional de otras autoras como Chan Marsall o Lucinda Williams, Laura Veirs ha sorprendido a buena parte de la crítica internacional con su último álbum, Carbon Glacier(Bella Union-Sinnamon, 2004).

Pocas veces la portada de un disco es tan ilustrativa de su contenido como en este caso: Una luz que se mantiene erguida, sobre un poste sostenido por un solitario navegante que vaga a la deriva, a bordo de una pequeña barca, en medio del Ártico. Laura Veirs está convencida de que la vida, en gran parte, es un asco. Pero en lugar de resignarse, contrarresta con el pequeño faro de sus melodías, la oscuridad a la que se ve sometida en la cotidianeidad. Sin caer en la estupidez de la autocompasión o de la mentira fácil (ahí está “Rapture”, un canto desolado acerca de la tarea autodestructiva del artista, sin un ápice de misericordia), expone su visión de la muerte, tan trágica como necesaria (“Lonely Angel Dust”), o convoca a los fantasmas del amor con folk clásico lleno de dramatismo(“Shadow Blues”). En temas como “Snow Camping” ralentiza el ritmo, para hablar de los recuerdos de la patria pérdida de la infancia, época dolorosa pero teñida por la reminiscencia imborrable del calor del hogar.

Rasgando despacio las guitarras, descomponiendo el sonido de los cellos, haciendo de cada canción un lugar único sin que se pierda el sentido de unidad del álbum, recogiendo las miserias para hacer una hoguera con la que poder abrigarnos… Carbon Glacier se revela como una de las grandes obras del 2004. Una muestra más del poder curativo de la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.