Pauline en la Playa – Termitas y otras cosas (Subterfuge)

Tras el agradable sabor de boca que dejaron Nada como el hogar y Tormenta de ranas, las dos componentes de Pauline en la playa vuelven a dar su peculiar versión naïf del pop en Termitas y otras cosas. El último disco de las hermanas Álvarez es otra colección de canciones especialmente destinadas a todos aquellos niños mayores que nos resistimos a crecer. Hay algo de infantil en las formas utilizadas por Pauline para hablarnos de los amores, de los hechos cotidianos o de la muerte de un animal querido.

El primer ejemplo, aunque no el único, es “Cuento quitamiedos”, la canción que abre el álbum. El tema está plagado de referencias a las historias de miedo de nuestra infancia, aunque matizadas por una suave ironía que se burla en cierta manera de los tópicos de este tipo de cuentos. Este mismo tono recorre también “Erizo” y “Pasos de ratón”, dos temas que nos hablan de los métodos que utilizamos para defendernos de los demás y de la capacidad de cada uno para marcarse una trayectoria vital.

Más intrascendentes, aunque igualmente simpáticas son “Me acurruco”, una divertida descripción de los momentos íntimos de una pareja, o “Mi bañera”, una oda a los buenos momentos que pasamos en el baño. Mas seria, a pesar del festivo tono sonoro, es “No hay lugar”, una hermosa composición sobre el aislamiento interior .

El tono nostálgico aparece en “Rumbo norte”, una preciosa canción sobre el Gijón natal de las dos componentes de Pauline. Tras este pequeño guiño a la tierra amada , el dúo vuelve a tratar las relaciones de pareja en “Termitas, mariposas y otras cosas”, “Acabáramos” o la hermosísima “Una pizca de mí”. Utilizando el pop de cámara y la bossa nova, las Álvarez trazan un retrato íntimo y cercano del amor y el desamor.

Para cerrar el disco, las dos componentes han elegido “Paralai”, una canción que cualquier niño grande hubiera dedicado a su perro muerto. Al fin y al cabo, lo que las hermanas Álvarez han intentado es sumergirnos en un País de Nunca Jamás para eternos Peter Panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.