Remo Drive – Natural, Everyday Degradation (Epitaph)

El gran problema de toparse con bandas como los norteamericanos Remo Drive es que parece que ya las has escuchado antes y de mucha mejor manera. Los hermanos Erik y Stephen Paulson, que ya demostraron sobrada osadía para titular Greatest Hits un álbum de debut con mucha más mordiente, se reparten tareas compositivas y prácticamente todos los instrumentos (salvo el elenco de bateristas invitados a lo largo de los once cortes) en una receta que vuelve a basarse en los hallazgos de Weezer o la capacidad irónica de R.E.M., por citar solo algunas referencias. A su power pop potente le suelen unir unas letras cargadas de rabia por huir de la vida mediocre que se le supone al grueso de sus oyentes, y en todas hay alguna frase certera acerca de los límites autoimpuestos y la urgencia por salirse del rebaño y hacerse preguntas. Algunas, como las existencialistas contenidas en “Tow bux”, se complementan con otras donde las dudas surgen al contraponer el bien y el mal, como en “The devil”, y es en general esa búsqueda de respuestas a cuestiones que nadie quiere hacerse lo que distingue a la banda de esa masa de la que ellos aseguran querer apartarse.

La degradación a la que hacen referencia en el título no es tan evidente si no se profundiza en la degradación de una relación que propone una gran canción –esta vez sí- de amor y despedidas titulada “Ezra and Maria”, e incluso intentan normalizar el hecho de que nada es eterno y todo tiende a desaparecer en “Separate beds”, otra de similares características. Como ya ha quedado dicho, lo mejor de Remo Drive está en las letras, con las que se reafirman en su anhelo por cambiar el destino (“Dog”) e imbuyen de poderío guitarrero las ansias por dejar huella en este planeta (“Halos”) como si lo único que pretendieran con este disco es arengarnos sobre el peligro de convertirnos en piedras cuando los sentimientos se convierten en losa. La peor parte se la llevan las propias canciones, faltas de punch en varios casos y demasiado similares entre sí para que la cosa resulte tan convincente como debería. No obstante, siempre conviene ser consciente de que, como ellos mismos afirman, es algo Natural, Everyday Degradation. Y necesitamos que alguien nos lo recuerde, a ser posible con un puñado de canciones con las guitarras a tope.

Escucha Remo Drive – Natural, Everyday Degradation

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.