Wire – Mind Have (Pinkflag)

“It’s nothing new”. Así comienzan los primeros segundos de Mind Have, en concreto los acordes que abren “Be Like Them”, el tema que inicia el último lanzamiento de Wire, un recorrido casi antológico de sonidos de los londinenses que se debate entre la continuidad de una experimentación que corre el riesgo de encasillarse y la fidelidad a una marca reconocible. Podría ser algo profético si uno es quisquilloso, ya que no es raro que durante la escucha de este disco uno se traslade a muchos Wire. Un ejemplo de ello es el citado “Be Like Them”, que traslada de inmediato a la primera época de “Being Sucked in Again” o “Lowdown”.

“Cactused”, el tema que sirvió de adelanto, resulta festivo por momentos pero desentona algo en el conjunto final, a pesar de que pudiera llegar a adentrarse en ese canon característico de algunos pasajes de sus últimos lanzamientos. Quien sí que puede encontrar una figura parental más evidente en Silver/Lead es “Primed And Ready”, que compagina una pegadiza entrada con los riffs habituales, cierta saturación guitarrera y la cadencia recital resulta, quizá, en la mejor de todas las que aquí se presentan.

Hay espacio hasta para el pop. Independientemente de que la marca vocal de Colin Newman esté ahí, “Off The Beach” presenta ese barniz melódico del que carecen sus compañeras de viaje. Porque el que pretenda encontrar aquí algo lineal, no lo va a encontrar. Tanto es que, si uno sigue por orden, tanto “Unrepentant” como “Shadows” trasladan a uno a un mundo de texturas y colchones post-rock o dream-rock, si es que eso existe, que no acaba de tener una conexión conceptual clara con lo anterior, pero sí que forman una suite de transición hacia las descargas de “Oklahoma”. Ésta se debate entre ambos mundos siendo la única que podría rebatirle a “Primed And Ready” la corona del álbum, quizá por lo que cosecha de los Wire más post-punk y arties -en cierta forma, los más representativos-.

Y así van sumando las múltiples personalidades wireanas y dibujando (y desdibujando) cierta aleatoriedad en el orden elegido. “Hung” es un buen ejemplo, ya que en ella reaparecen las inmensas posibilidades sonoras dentro de su segmento de confort. De sus devaneaos con el shoegaze se dibuja la comodidad en la que se sigue encontrando el grupo atreviéndose, aunque tímidamente, a experimentaciones en lo instrumental.

El recorrido se cierra con “Humming”, una pieza de carácter prescindible sobre todo porque el campo creativo que propone ya había quedado cubierto con “Unrepentant” y con “Shadows”. Esto no significa, ni mucho menos, que sea un mal tema; tan solo que se antoja más certero para cerrar un dramón televisivo mientras surgen los créditos que situarlo como cierre de este Mind Have que, sin defraudar, no supera las expectativas herencia de su anterior lanzamiento. Aunque, eso sí, deja tres o cuatro temas muy a tener en cuenta.

Escucha Wire – Mind Have

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!