Zoo – Propaganda (Slim Music / PIAS)

La banda madrileña presenta nuevo trabajo, Propaganda (Slim Music / PIAS, 2008), apostando por evitar un tanto el “hardcore” y el punk de su anterior obra y, por supuesto, mucho más que el grupo anterior del que salió la banda, Nuevenoventaicinco.

Pese al buen comienzo con “Ya verás” y “Todo el mundo”, se observa cierto desplome compositivo en su nuevo disco conforme pasan los minutos, y es que Propaganda no es tan certero como su debut hace más de 2 años con su homónimo álbum, y no es por ese cierto cambio estilístico, actitud esta en todo caso plausible si fuese un tanto más certera. No hay ningún “Música del descontento” ni ningún “Perdido en la espiral”, temas cumbre de su anterior obra y que suscitaban cierta llamada de atención.

En Propaganda no todo es nefasto, hay algunas cosas aprovechables, como la mencionada “Todo el mundo”, en la cual se habla sobre el trasiego nocturno y vespertino en una ciudad multitudinaria como Madrid, semana tras semana, o la inicial “Ya verás” de la cual han sacado un entretenido vídeo animado. Tras esta distorsión inicial, prefieren obviarla posteriormente y conseguir un sonido que, pese a ser más depurado, no convence demasiado, como se puede observar en el repiqueteado estribillo de “Como la Tormenta” o en la simple cara pop de “Por Fin”. Las guitarras rasgadas de “Ellos” y, sobre todo, las guitarras cortantes de cortes como “Superstar” o “Campo del príncipe” acaban siendo demasiado repetitivas a lo largo del álbum y parecen no aportar demasiado a la propuesta que surgió en 2006. Sin embargo, esa apuesta por una menor distorsión consigue algún logro efectivo, como “Días Grises”, donde abandonan la electricidad y apuestan por la guitarra acústica sumergida en unos simples pero efectivos sintetizadores. Con una cara parecida pero más ralentizada todavía aparece “Canción para un desierto”, la cual cierra el disco.

Aunque pueda ser un paso en falso, habrá que esperar a la siguiente evolución de Zoo para comprobar si hay algo más donde rascar de la banda madrileña o, por el contrario, la plenitud de Zoo (La incubadora, 2006) supuso el punto álgido de su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.