The Jayhawks – Paging Mr.Proust (Sham / Popstock!)

Parece evidente que algo se desata dentro de Gary Louris cada vez que ve desaparecer a lo lejos la espalda de Mark Olson. Lo podemos llamar ganas de demostrar algo, también quitarse un peso de encima, quizás ambas cosas a la vez. En cualquier caso, lo que está claro es que cada vez que Louris toma (o retoma) en solitario las riendas de los Jayhawks empiezan a bullir en su mente canciones eclécticas, desafiantes, ambiciosas. Ya ocurrió con Sound of Lies (1997), tras la primera partida de Olson, y ha vuelto a suceder con Paging Mr.Proust (2016) después de la segunda, y tras aquel interesante y apreciable intento de reverdecer viejos laureles que fue Mockingbird time (Rounder/Universal, 2011).

Además en este noveno álbum de Louris y los suyos se repite un tanto la estructura de aquel primer trabajo sin Olson: un grupo de canciones algo más continuistas, repleta de excelsas melodías y arreglos vocales marca de la casa, en la que encontramos deslumbrantes temas de una belleza que casi duele; un punto de inflexión representado por esa rareza genial que es “Ace”, y un segundo grupo algo más disperso, incluso experimental para lo que son los cánones de Jayhawks. En ese primer grupo destacan “Quiet corners & emtpy spaces”, que suena a clásico del grupo; “Lovers of the sun”, que recuerda a los Fleetwood Mac con Bob Welch, justo antes de que Buckingham y Nicks los catapultaran al estrellato mediático, o “Pretty roses in your hair”, una canción que respira preciosa ingenuidad por todos sus poros. En el segundo, merecen mención especial las rudas guitarras y la sorprendente capa de suciedad lo-fi que envuelve “Lost the summer” (y en menor medida, “Comeback kids”), el toque nuevaolero de “The dust of long-dead stars” y las referencias a los Wilco y los R.E.M. más experimentales, en las que quizás tenga que ver bastante la producción de Peter Buck. En realidad todas las canciones merecerían ser mencionadas y todas tienen momentos maravillosos, como la armónica que abre “Devil is in her eyes”, o la adorable fragilidad con la que arranca “I’ll be your key”.

Un disco que, en resumen, contiene clásicos instantáneos en el mejor estilo Jayhawks junto a temas en los que se aventuran hacia interesantes experimentos y algunos otros que, aparentemente sencillos y de una belleza simple, van creciendo con las escuchas a medida que se les encuentran las aristas y las inflexiones. No hay relleno ni desperdicio, y tampoco estamos ante un ejercicio de nostalgia o un intento de regresar a los días de gloria: Jayhawks es ahora una banda que, tal vez por primera vez en más de una década, mira principalmente hacia adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.