The Telescopes + Holygram (Moby Dick Club) Madrid 02/11/17

Stephen Lawrie y la banda que lidera, The Telescopes, están viviendo una segunda juventud. Sin duda, gracias a su trabajo y a una constancia en su quehacer musical certero y sin fisuras al menos en los últimos ocho/nueve años. También es cierto que sus fieles seguidores, como los promotores que siguen confiando en la figura de Stephen, son en buena medida culpables de este nuevo advenimiento de la banda. Una de esas promotoras es Indypendientes, que ha propiciado las últimas visitas de la banda a Madrid. Atrás quedan los desastrosos conciertos ofrecidos a principios de la presente década, de los que fuimos testigos en alguna ocasión por aquí.

Antes de la maquinaria de feedback telescópica, pudimos ser testigos del primer concierto en España de una novísima banda, Holygram. El quinteto procedente de Colonia estrenó su primer trabajo el año pasado, un E.P de título homónimo que cumple sobradamente las expectativas de cualquier aficionado los sonidos oscuros como: el postpunk, dark-wave o el dreampop de vertiente más rugosa y áspera.

Id a saber si por la “eficacia alemana”, o porque los astros se alinearon el pasado jueves en Moby Dick, Holygram salieron al escenario y no solo convencieron, seguro que ganaron muchas decenas de nuevos fans entre las casi ciento cincuenta personas que en su mayoría habrían ido a ver a The Telescopes.

Holygram comenzó su set, que iría de menos a más en intensidad, con una batería de temas entre los que se contaron: “Hideaway”, su indudable hit “Daria” o “She´s Like the Sun”, todo ello ayudándose para crear una atmosfera adecuada de una constante luz azul, -enemiga de cualquier fotógrafo- y una máquina de humo, desde mi punto de vista excesiva. “Still There” y “Distant Light” fueron de las últimas del set, con guitarras abrasivas entremezclándose con la sección rítmica, funcionando como una clepsidra lanzando flujos sónicos perfectos. De diez también la voz del frontman, al cuidado de sintetizadores y secuenciadores en el escenario. Atentos a esta formación.

The Telescopes, con nueva formación al frente, entre las que cabe destacar la nueva guitarrista Lilly, experimental y “shoegazer” hasta límites que la propia Enterprise no se atrevería a explorar, saltaron al escenario soltando ya toda una declaración de intenciones: haciendo temblar los cimientos de la sala, a la par que las trompas de Eustaquio de los presentes, con unos cuantos acoples de los que les gustan a los técnicos de sonido de las salas, entiéndase la ironía.

Un concierto de Stephen Lawrie nunca se sabe porque derroteros va a ir, ni cómo va a terminar, pero fue fácil de averiguar que aquello no iba a ser fácil de digerir a nivel acústico, cuando comenzaron la versión de “You Know the Way” del E.P Hidden Ways (2015 Tapete Records) con el guitarrista rompiendo una cuerda a la primera de cambio.

Como si del mismísimo infierno se tratara, luces rojas y flashes incluidos, Stephen “diablo” Lawrie dirigió la orquesta, en parte capitaneada por la sección rítmica, culpables del esqueleto “triposo” sobre el que se sustentó el concierto, hacia un viaje sónico que, a buen seguro, todavía retumba en las cabezas de muchos.

El bueno de Stephen volvió a acabar por los suelos o, mejor dicho; comenzó por los suelos casi al comienzo de set, aunque estuvo un poco más comedido que en su anterior visita, en la que algún micro tuvo que visitar la enfermería técnica. Se despidieron con “The Living Things” con una banda ya totalmente poseída por los decibelios y un “feedback” mortal e interminable en los amplificadores de cada uno de los músicos.

Ni una parada entre tema y tema, enlazando todas las canciones, homogenizando el set en un todo, manteniendo siempre la tensión, como en una buena película. ¡Queremos más Telescopes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.