Advance Base – A Shut-In (Tomlab)

Cuando Alex Ashworth decidió finiquitar el proyecto Casiotone For The Painfully Alone, en un primer momento los fans temimos quedarnos huérfanos de esa forma tan peculiar que tiene Ashword de entender la música: mezcla de original crooner, algo freak, y un sonido Casio sencillo y resultón, nos ha entregado melodías memorables como “Young Shields”. Pero el susto no duró demasiado, y a los pocos meses anunciaba su nuevo proyecto Advance Base, con el que ha publicado su disco de debut, A Shut-In’s Prayer.

Advance Base continúa en la misma senda de canciones construidas con una instrumentación muy básica, sonido lo-fi y aires melancólicos que ya transitaba Ashworth con Casiotone For the Painfuly Alone. Temas de aire añejo y cálido, con un encanto naïf en la superficie pero que esconden una capacidad pasmosa para describir el detalle, tanto en lo cotidiano como en la propia introspección.

Pero mientras en su proyecto anterior los temas funcionaban como pequeñas confesiones casi privadas, aquí las canciones suenan más compactas, más ricas y más maduras. Y se abren en un abanico de sensaciones que van desde la luminosidad de “David Allen” o “Riot Girrrls” a la tristeza de “My sister’s birthday” o “Christmas in Oakland”. Temas homogéneos, quizá demasiado, que a veces resultan algo uniformes y que, todos seguidos, pueden resultar cansinos.

Lo más curioso es la forma en que Ashworth utiliza su voz, grave y monótona, como contrapunto a unas melodías de órgano que se antojan juguetonas y que sirven para equilibrar la tristeza que desprende su timbre vocal. Como un Tom Waits de bolsillo, su voz se presenta cautivadora: protagonista absoluta de un disco con la delicadeza y la hondura de un cantautor folk que de pronto hubiera decidido pasarse al teclado.

Lástima de esa insistente monotonía…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.