Bandas de Detroit: Rendimos tributo a la arruinada “Ciudad del Motor”

Más de ochenta mil edificios, y subiendo, se encuentran abandonados, muchos de ellos en ruinas, entre ellos algunas construcciones históricas, la policía tarda en llegar una hora ante cualquier aviso, y el transporte público es un invento del pasado.

Lo que no era más que la culminación de una crónica de una muerte anunciada, saltaba en forma de titulares la pasada semana,Detroit, La Ciudad del Motor, se declaraba en bancarrota. El centro de la ciudad llevaba años despoblándose, quedando en manos de bandas y vagabundos buscándose la vida, las familias de clase media huían a los barrios periféricos, suburbios o incluso fuera de la ciudad, convirtiendo la que fue conocida como El París de Estados Unidos en un decorado real de un film apocalíptico de “Survival Horror”.

Ya cuesta pensar que fuera una casualidad que Paul Verhoeven dibujara en 1987 con su Robocop una Detroit ahogada por las deudas, la corrupción, la delincuencia y las privatizaciones de los servicios públicos (¿Les suena de algo?) por parte de una gran corporación llamada Omni Consumer Products. El buque insignia del ultra liberalismo económico proveniente de los Estados Unidos se ha hundido, y ahora todos buscan las causas y el como no volver a repetir los mismos errores en otras grandes urbes.

Sea como fuere, la particular ciudad del estado de Michigan ha sido única en dar grandes artistas de poderoso Rock & Roll, Soul, Blues y Funk, además de la afamada escena Techno, que no hubieran sido lo mismo de no haberse criado al calor de los disturbios raciales y de las chimeneas de la General Motors. Puede que Detroit se hunda, pero el legado de estos artistas perdurará en el tiempo y nadie se lo podrá quitar, pasen a conocer a algunos de ellos.

 

 La Tamla Motown o El Sonido de la Joven América

 

Corría el año 1959 cuando, en una Detroit ya totalmente industrializada, el compositor Berry Gordy JR inauguraba el sello Motown(abreviatura de Ciudad del Motor, Motor Town) originariamente concebido como Tamla Motown. Previamente Berry había compuesto canciones para otros cantantes de relativo éxito como: Jackie Wilson o The Miracles, el primer grupo en grabar para el sello. La década de oro del sello, no cabe duda, fue la de los sesenta, con artistas que dieron hits inmortales como: Marvin Gaye, Diana Ross & The Supremes o, por supuesto; The Jackson 5.

TamlaMotown_Detroit_Music

 

No mencionar al genial combo de compositores Holland-Dozier-Holland en esta pequeña reseña acerca de la Motown merecería un castigo severo, ellos fueron los culpables de muchos de los hits de la Motown, aunque no de la canción elegida para ilustrar este comienzo, que fue compuesta para Marvin Gaye y Tammi Terrel en 1967 por otro genial combo de compositores de la Tamla:Ashford & Simpson.

Por supuesto que capítulo aparte merecería la vida de Marvin Gaye, artista nacido en Washington, pero eternamente ligado a Detroit, ciudad a la que se fue a vivir en la década de los sesenta, en la cual viviría los principios de sus mejores momentos a nivel artístico.

Otro tema digno de mención es “Stop! In the Name of Love”, grabado por The Supremes en enero de 1965, en este caso sí estamos hablando de una canción compuesta y producida por Holland-Dozier-Holland

La Motown sigue sacando discos hoy día, pero sólo hay que echar un vistazo a su actual catalogo para saber que los tiempos dorados del Sonido de la Joven América nunca volverán.

 

Mitch Ryder & The Detroit Wheels

 

El blanco con la voz de negro había montado varias bandas de jovencito, no fue hasta mediados de los sesenta cuando formó a susDetroit Wheels, con los que grabó una serie de discos, desde 1965 hasta 1968, de los que quitan el sentido. Soul y Rock grasiento made in Detroit cantado y tocado con la suficiente pasión  para que sea un producto con el sello de denominación de origen de la Ciudad del Motor. Mitch sigue en activo hoy día y hasta la fecha ha grabado más de treinta L.Ps, en otro mundo a Mitch Ryder hoy se le reconocería como uno de los grandes del Soul y el Rock, en este mundo tendremos que esperar…

 

Question Mark & The Misterians

 

Nombrados en multitud de ocasiones en enciclopedias de Rock y otros manuales como esa “sandez” denominada “Proto Punk”, los cinco chicos, procedentes de familias chicanas emigradas desde México a trabajar en la industria del motor, tuvieron su primer y gran éxito en 1966 con su canción mil y una veces versionada; “96 tears”. Su líder, el carismático Rudy Martínez, continúa hoy día a los mandos de una de las piedras angulares del Garage Rock.

 

The Amboy Dukes

 

Antes de que, el ahora reconocido ultraderechista, Ted Nuggent se convirtiera en un monigote cinegético entregado a la causa del rifle y a recaudar dinero para los veteranos de guerra de su país, militó en una de las bandas más influyentes de la historia de la Psicodelia,The Amboy Dukes. Puede que su nombre a muchos no os diga nada, pero escuchad esta joya, versionada hasta la saciedad por otros artistas, seguro que os suena.

 

MC5

 

Mientras media Norteamérica se rendía al sonido de “La Joven América”  y la otra media a las canciones de un grupo británico llamadoThe Beatles, en Detroit se formaba en 1965 una de las bandas más salvajes de la ciudad del Motor; MC5. Su fuerza inconfundible en directo, hizo que el líder del grupo contracultural The White Panters, John Sinclair, se fijara rápidamente en ellos para lanzar sus soflamas antisistema  en festivales y clubes, convirtiéndolos en uno de los primeros, sino el primero, grupo que usaba el Rock como vehículo contestatario y revolucionario.  No fue difícil, por lo tanto, y teniendo en cuenta la coyuntura sociopolítica de Detroit de entonces, con multitud de revueltas callejeras durante 1967, que un grupo que comenzaba sus directos con arengas como:Hermanos y hermanas, ha llegado el momento de que cada uno de ustedes decida si es parte del problema o si es parte de la solución… ¡Deben decidir hermanos!, ¡deben decidir!, se creara una nutrida región de fans. Su escasa discografía consta de tres únicos LPs, entre los que se cuenta su debut, en el sello discográfico ELEKTRA, probablemente el disco en directo más incendiario de la historia.

 

Iggy & The Stooges

 

Mucho antes de que James Osterberg, también conocido como la “Iguana de Detroit“, se dedicara a aparecer en anuncios de colonias y bebidas refrescantes, capitaneó otro de esos revulsivos imprescindibles en la historia del Rock & Roll, hablo, claro, de The Stooges. Es muy probable que si no hubiera sido por MC5, hoy no estaríamos hablando de estos cuatro inadaptados con ganas de hacer ruido, dar conciertos salvajes y de llevar el peligro a las salas donde actuaban, ya que la primera gran oportunidad la tuvieron en 1967 gracias a estos  en el mítico concierto de Halloween de la sala Grande Ballroom de Detroit, hoy convertida, como gran parte de los edificios del centro de la ciudad, en una ruina abandonada.

TheMichiganPalace_Detroit_TheStooges

Con un Iggy Pop con ganas de liarla a cada minuto y un Ron Asheton vestido de nazi, las probabilidades de que sus conciertos acabasen en desastre total estaban aseguradas. La culminación a la violencia que destilaban Iggy y los suyos en sus directos, fue en el concierto que dieron  el 9 de febrero del año 1974 en el Michigan Palace de Detroit (ahora también en ruinas) su último bolo antes de la separación de la banda. Aquella noche el público, integrado en su mayoría por una banda motera de Detroit denominada los Scorpions, no era lo que se dice el receptor adecuado para las provocaciones de la banda. Al bueno de Iggy no se le ocurrió otra cosa que cambiar la letra de la versión del Louie Louie, llamando maricones a los moteros e invitándoles a succionarle su miembro viril, y claro, las botellas de cerveza comenzaron a volar hacia el escenario. Iggy localizó a uno de los lanzadores de vidrio y en mitad de la canción se fue a por él, resultado final: el concierto no se llegó a finalizar por los cauces normales, Iggy atendido de urgencia y el mobiliario del Michigan Palace destrozado. El concierto quedó grabado para la posterioridad en uno de los “bootlegs” más famosos de la historia del Rock, titulado Metallic K.O, editado en España en un excelente formato por Munster Records. El Crítico de Rock, Lester Bangs dijo del susodicho: “Metallic K.O es el único álbum de Rock en el que se escuchan las botellas de cerveza chocando contra las guitarras”.

 

Funkadelic

 

Ni Funkadelic o lo que es lo mismo; George Clinton, son oriundos de Detroit, pero podemos decir que Funkadelic, primigeniamente llamados The Parliaments, pertenecen a Detroit tanto como el Ford T, ya que la banda al completo se trasladó a Detroit en 1968, a desarrollar su carrera con la que fueron pioneros en la fusión de Soul, Psicodelia y Funk. Sus directos eran (y son) una auténtica locura que traspasaba cualquier tipo de convencionalismo.

 

Grand Funk Railroad

 

Únicos en mezclar Hard Rock, Funk y Blues, Grand Funk Railroad se formaron en 1968, en la pequeña localidad de Flint colindante con Detroit, por tres músicos, entre los que estaban el batería y vocalista Don Brewer y el bajista de Question Mark & The Misterians,Mel Schacher, únicos miembros fijos de Grand Funk. Su primer periodo de actividad no fue más allá de 1976, suficiente para editar 10 álbumes y convertirse en “La Gran Banda Americana”.

 

Bob Seger

 

El guitarrista de las barbas perennes pasó su infancia en Ann Arbor, hijo de un aficionado a la música que trabaja de empleado de la fábrica de coches Ford, muy pronto comenzó a tocar la guitarra y a edad de 16 años se fue a Detroit, donde ha vivido los momentos de más éxito en su carrera. A menudo sus canciones han tratado de la problemática social de las clases obreras norteamericanas, probablemente muy influenciado por la idiosincrasia particular de La Ciudad del Motor.

 

The Romantics

 

Una de las bandas más importantes de la New Wave norteamericana fueron The Romantics, aun hoy en activo, formados en Detroit en 1977. Influenciados a partes iguales por el Punk y por los Beatles, fueron capaces de editar algunas de las canciones más gloriosas de la Nueva Ola, como lo demuestran sus hits: “What I like about you” o “When I look in your eyes”.

 

Destroy All Monsters

 

Poco antes de que The Stooges se separasen, Ron Asheton ya estaba metido en un proyecto con la cantante y pintora Niagara y el bajista de MC5, Michael Davis, llamado Destroy All Monsters. Su periodo de actividad comprende los años 1973 y 1984, con la salvedad de alguna reunión esporádica para tocar en directo en los noventa. Son poco conocidos a nivel de público, en parte por su pretendida filiación underground, que les llevaría a no grabar ni un solo disco durante su vida (los que hay son recopilaciones de directos y rarezas), sin embargo se les puede considerar un grupo de culto entre algunos artistas, que les han rendido pleitesía, como es el caso de Sonic Youth. Su música era visceral, influenciada por la Psicodelia y el Punk, aunque ellos se definieran como “El Anti Rock”.

 

The Gories

 

El cafre de Mick Collins fundó The Gories en 1986 para dar rienda suelta a sus obsesiones musicales, esto es: Garage, Punk, Blues, Soul y toneladas de mala uva sobre el escenario, sin saber que con la creación del trío, sembraría el germen de toda una generación de bandas de Revival Garajero. La formación estuvo en activo hasta el año 1993, pero su legado perdurará inasequible al paso del tiempo.

 

The Dirtbombs

 

Formados  por Mick Collins como banda paralela a The Gories, poco antes de dar por finalizado a estos. En The Dirtbombsencontramos un sonido más elaborado que no por ello domesticado, con una base rítmica muy característica que suele comprender dos baterías. De esta manera Mick Collins continúa hasta la fecha con el legado que emprendió con The Gories, siendo referencia para multitud de bandas de todo el mundo y en especial de Detroit. ¿Existirían bandas como The White Stripes sin las barrabasadas de Mick Collins? Lo dudo. De hecho, si Mick no hubiera sido tan canalla, musicalmente hablando, los “mass media” hubieran hablado por igual de The Dirtbombs que por la pareja White, claro que: Jack y Meg eran  mucho más estilosos que el negrata sudoroso, eso es así.

 

Electric Six

 

Los seis eléctricos o The Wildbunch como se les conoce en su ciudad natal, comenzaron su andadura en 1999. Practicantes de una actitud gamberra e irreverente lograron llegar a las listas de éxito antes, incluso, de que su primer larga duración saliera a la venta, con los singles: “Danger, High Voltage” y “Gay Bar”. Si hay algún grupo que no se puede calificar son estos tipos, lo mismo hacen Garage que Punk, que Funk que Synth Pop, que Blues que Pop… una auténtica locura, vaya. Sus directos son imprevisibles, como lo han demostrado en sus visitas a nuestro país, actualmente se encuentran trabajando en la promoción de su nuevo álbum, Mustang.

 

The Von Bondies

 

Según sus propios integrantes, The Cramps y los japoneses Guitar Wolf fueron los culpables de que comenzaran a ensayar en un sucio local de ensayo, ya que quedaron prendados después del concierto que estas bandas dieron en 1997. Fieles herederos del revival Garajero de los 80/90s, supieron llevar ese sonido a su terreno, actualizándolo, y haciendo de ellos algo mucho más que una banda con los ojos puestos en el pasado. Si no se hubieran separado en el 2011 hoy serían los dignísimos herederos y el presente de una larga tradición de Rockers de Detroit.

 

The White Stripes

 

Poco puedo contar ya de la pareja White, su éxito comercial, si bien ya eran bien conocidos entre los circuitos no demasiado convencionales,  no llegó hasta el tercer álbum, el excelente White Blood Cells. Para su cuarto álbum, el que les daría el espaldarazo definitivo para escucharlos en todas las emisoras y que todo el mundo hablara de un grupo de Garage como si hubieran descubierto la rueda, se fueron a grabar a los estudios británicos Toe Rag, propiedad del ingeniero de sonido y productor Liam Watson. ConElephant lograron consagrase como una de las bandas de Rock más importantes de la pasada década y ganaron un Grammy al mejor disco alternativo. Quién le iba a decir a Liam Watson que iba a ganar un grammy como ingeniero con sus estudios de grabación analógicos del “Pleistoceno”, seguro que a estas horas todavía se está riendo. La pareja White se disolvió a principios de 2011, alegando no querer convertir a una banda mágica en un circo mediático, acabando así, guste o no, con la última gran banda nacida al calor de La Ciudad del Motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.