Bat for Lashes – Haunted Man (Parlophone )

Natasha Khan, a punto estuvo de tirar la toalla  antes de entregar una continuación de “Two Suns”, la tan cacareada publicación previa de este proyecto musical al frente (y detrás) de Bat for Lashes.

El caso es que ha resultado determinante esta indecisión en el resultado final, puesto que a pesar de las milimetradas producciones, exhaustivas y deducimos que un tanto exhaustas, por haber sido todas programadas por la propia Natasha, donde el disco resulta más demoledor es en el énfasis y empeño emocional que su creadora le ha puesto y estaréis de acuerdo conmigo, que esto no se consigue transmitir a base de sumar y restar en el círculo de quintas, por mucha destreza que uno tenga con aquello de encontrar la escala adecuada. Más allá de la sonoridad, que sigue siendo justa, poética y diáfana, este álbum destila rutilante en la fuerza orgánica que transmite. Arranca con “Lilies” bonita carta de presentación, sutil y cantarina melodía que dará paso al relumbrante tema “All your gold”, uno de los más acertados en toda la carrera de la inglesa.

Pero dispuestos a agradar en esta reseña, no podemos dejar pasar más de una palabra sin ensalzar la existencia de la que fue elegida como primer single, “Laura”. Una de esas canciones que no nos sorprendería ver incluida entre lo mejor de los últimos diez años, con una potencia digna del mismísimo Antony Hegarty y con unos arreglos tan sumamente subordinados al poder de la voz de Natasha que la hacen única entre las de su especie.

Desde luego que “Laura” es el espejo en el que se miran el resto de canciones del disco, y por ello hay quien pudiera tildarlo de renqueante. Razón no les faltaría, puesto que si “Laura” y “All your gold”, son el número uno y dos del ranking, respectivamente, ya habría que pelear más por un claro candidato al tercer puesto de la lista. Tal vez “Marilyn” con esos ecos tan a lo Björk, o la preciosista “The Haunted Man”, que si bien son dignas herederas de sus hermanas mayores, terminan por confundirse entre tanta pieza delicada.

Echando en falta que por algún momento se nos enseñe los dientes, o bien se separe mejor la paja del trigo. Termina el disco, y se me queda la sensación de haber visitado una bonita ciudad,  pero tan falta de “rollo” como por ejemplo París, a la que tampoco tienes prisas por volver.

Para la próxima Natasha, pide ayuda que las cosas entre dos no cansan tanto. Menos mal que está ahí “Laura” para que no te olvidemos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!