Disclosure – Energy (Capitol Records)

A principios de año, la editorial Antipersona publicó un libro titulado Bailar hasta morir. Un trabajo conformado por setenta páginas en las que podías danzar libremente por cada una de las historias que repasaban; desde DJs soviéticos a raves en medio del campo. Quién me iba a decir a mí, que, unos meses después, los neones de las discotecas se iban a apagar sin saber cuándo volverían a encenderse. En la contraportada nos explicaban que “puede que la semana haya sido dura, que no te hayan pagado las horas extra y que el piso en el vives se inunde con la lluvia, pero cuando entras el viernes al club todo eso que muy lejos. La pista de baile te pertenece”. Ahora los viernes han perdido esa ansia hedonista. Los lunes volvemos a la rutina sin que nada memorable haya pasado. Ya no somos ni los héroes del sábado como nos cantaban nuestros amigos burgaleses.

Aun así, seguimos bailando. Porque danzar es una forma de combatir a nuestros demonios. Porque llegará de nuevo un día en el que los viernes nos pertenezcan. Porque volveremos a la pista, a romper la tarima, a disfrutar de un baile agarrado o de un perreo intenso. Y esa es la lección que nos quieren dar a entender el dúo británico Disclosure con su nuevo disco: Energy (Capitol Records, 2020).

Este álbum, el tercer trabajo de estudio de los hermanos Lawrence, salió a la venta el pasado 28 de agosto. Como no podía ser de otra manera, era viernes. Tras hacerse mundialmente conocidos con su disco histórico Settle (2013) que les convirtió en uno de los grandes referentes del house internacional, y, huyendo de los estándares de la industria electrónica con Caracal (2015), disco que ha ido mejorando con el paso de los meses, donde nos presentaron un acercamiento al R&B; este tercer álbum nos vuelve a mostrar esa energía que muchos snobs de la música electrónica creían perdida. Han vuelto a encender el fuego, como sugiere el título en mayúsculas. Ahora, solo nos queda esperar hasta que sea un acto responsable, volver a bailar al lado de la hoguera que de nuevo han encendido.

Este trabajo recupera el nivel de su primera propuesta mediante una elegante ejecución y una sublime producción. Himnos hipnóticos que flotan entre el pop y el underground, pasando por ritmos de Afro house, Deep house, drum & bass y mucho hip hop. Un álbum compuesto por once canciones elegidas entre las más de doscientas que han producido, siendo este el talón de Aquiles del nuevo álbum; ya que hay algunos temas que presentan, como pueden ser los “interludios”, no terminan de mostrar el universo sonoro de las demás canciones.

Aun así, este nuevo proyecto es excelente y gran culpa la tienen los invitados que llegan desde todos los rincones del planeta. Desde artistas como Kelis y Common pasando por Slowthai o Fatoumata Diawara. Es justamente con Kelis con quien se abre este nuevo disco con la canción “Watch your Step”. Un inició fulgurante mostrándonos una de las mejores ejecuciones vocales de este disco, un tema destinado a la libertad que nos ofrece la pista de baile: He estado trabajando y paso el tiempo pensando en cómo puedo evadirme, rompo el beat, bailo, siento que puedo volar (…) Me gusta bailar como si estuviera solo en mi habitación, esta noche estoy aquí baby, para hacer lo que hago.

El rapero Channel Tres entra en juego en “Lavender” presentándonos un estribillo potente en tono Funky. La tercera pista del disco es “My High”, la que fue el segundo avance de este disco. Sin duda, una de las canciones más energéticas y frenéticas de todo el álbum en la que colaboran con los raperos Slowthai y Amine dando a la canción una fuerza inusual y acompañado de un videoclip un tanto cómico.

Las colaboraciones con más raperos continúan. En esta ocasión es el turno de Mick Jenkins que nos trae una propuesta girando en torno al R&B y un suave drum&Bass. Y es que, llegados a este punto, queda patente que los hermanos británicos tenían intención con este nuevo proyecto: mostrarnos la unión entre las rimas de raperos y su característico sonido electrónico. Como ellos mismos comentaban “siempre quisimos trabajar con raperos, solo que no conocíamos a ninguno, no sabíamos cómo contactarlos…” Pues al parecer su lista de contactos ha aumentado y el resultado no podía llamarnos más la atención.

En la siguiente canción titulada “Douha (Mali Mali)”, es la cantante Fatoumata Diawara la que nos presenta su cálida voz para crear, sin duda alguna, la mejor canción de este nuevo álbum. Un tema cargado de belleza y simbolismo que queda patente en el videoclip que lo acompaña. Una oda a la alegría que fue grabado en diferentes lugares como Nueva york, Italia o Sudáfrica durante la pandemia, y, como ellos mismos decían, “la gente se ha sentido más aislada que nunca y quería crear algo alegre que realmente mostrara el poder que tiene la música, el baile, y la conectividad que esto brinda”. Ese mismo espíritu también se reflejará en la canción “Reverie”, cerrando el disco y en la que colabora con el afamado rapero Common. Y es que este proyecto está cargado de sorpresas. Cada canción es capaz de generar un aura propia ya sea mediante el toque pop que otorga el camerunés Blick Bassy en “Ce n’est pas” o el potente R&B electrónico que aportan los cantantes Kehlani y Syd en “Birthday”. Un proyecto creado a partir de la amistad en el que, incluso, tiene su momento de gloria Eric Thomas, uno de los creadores de discursos más afamados de Estados Unidos. Y es que la canción que pone nombre a este disco “Energy” es un sampleo de diferentes partes de varios discursos de Eric.

Cuarenta minutos y cinco años les ha hecho falta a estos hermanos británicos para volver con fuerza al panorama internacional. Y si se te ha quedado corto, nos presentan una edición Deluxe en la que añaden diferentes temas que compusieron anteriormente como en los que colaboran con Khalid o la canción “Tondo”, un tema que ofrece ritmos centelleantes y construcción efervescente al más puro estilo pista de baile de finales de los setenta, en la que saben mezclar ritmos africanos gracias al camerunés Eko Roosevelt, siendo el antecedente de un estilo que nos han presentado en mayor profundidad en Energy.

Este nuevo álbum nos presenta una idea clara: llegara el momento en que volvamos a reinar los viernes por la noche. De momento, solo hace falta esperar. Aun así, gracias a Disclosure podremos mejorar nuestros pasos de baile en nuestra habitación con energía. Porque una cosa está clara y es esta: no vamos a dejar de danzar.

Escucha Disclosure – Energy

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!