Editors

El nuevo disco recupera las guitarras en reacción a In This Light And On This Evening

Tras un polémico tercer disco, Editors han vuelto a las guitarras en su cuarto largo, The Weight of your Love. Ya estuvieron en el Bilbao BBK presentándolo en directo, pero hace algunas semanas pasaron de nuevo por nuestro país para una gira en condiciones, esto es, en sala. Aprovechamos la ocasión para hablar con Tom Smith y Russell Leetch y nos encontramos con dos interlocutores con las ideas muy claras y la cabeza en su sitio, con los que hablamos de la marcha de su guitarrista, de amor, de espectáculo y de su nuevo disco.
 
Para la grabación de este disco habéis tenido que lidiar con la marcha de Chris Urbanowicz (guitarrista) a media grabación. ¿Cómo ha afectado este hecho al disco?

Tom: Estuvimos trabajando en este disco con Chris por un tiempo. Y la mayoría de las canciones en las que trabajamos con él están en este disco, excepto un par que son posteriores. Pero básicamente es el mismo material. Así que ensayamos con él, grabamos cosas… pasamos muchas horas trabajando en este disco con él e intentando hacer que funcionara. Pero no funcionaba. Ninguno de nosotros pensábamos que el material fuera suficientemente bueno, ni siquiera él mismo. Al principio intentas hacer las cosas de otra manera a ver si consigues que mejore, pero después de un año y medio sin que funcionen los temas, empiezas a hacerte las preguntas importantes. Y tomamos la decisión de seguir sin él. Al principio nos dió un poco de miedo, porque éramos solo tres en la banda. Pero cuando los dos nuevos componentes entraron (Justin y Eliott) recuperamos la energía y la ilusión.
 
Así que la marcha se debió más diferencias artísticas que a diferencias personales.

Russell: Bueno, cuando estás en una banda, las dos cosas aparecen en escena. Cuando haces música lo que quieres es conmover, provocar emociones en un sentido artístico, y tienes que tener ese deseo. Y creo que estaba aburrido de llevar diez años en una banda. No estaba disfrutando. De hecho no disfrutaba de muchas de las cosas que hay que hacer cuando tienes una banda… aunque para ser totalmente sincero, muchas de esas cosas tampoco las disfrutamos el resto. Pero…

Tom: Ni tú ni ninguno de nosotros… Pero todo eso está muy bien y no hay problema en que tu cabeza no esté al cien por cien en esas cosas, si luego resulta que eres un genio y vienes con nuevas canciones que sabes que son buenas y pones tu corazón en lo que haces… mejor dicho, en lo que hacemos como banda. Pero no era el caso. Y decidimos que lo mejor era continuar sin él.
 
Pero en vez de reemplazarle decidisteis añadir dos nuevos miembros a la banda. ¿Por qué?

Russell: Justin entró como guitarrista para sustituir a Chris. Pero incluso con Chris en la banda siempre hemos tenido más gente encima del escenario. Y trabajamos con Elliott en los teclados desde hace un tiempo, así que pensamos que estaría bien que formara parte de la banda.
 
Vuestro disco anterior (In This Light And On This Evening) era un trabajo más electrónico y tecnológico que los discos anteriores y no fue bien entendido por una buena parte de vuestros fans.  ¿Cómo veis este disco ahora?

(Ríen y ponen cara de “uf”) Tom: Sí, creo que en aquel momento este disco confundió a mucha  gente. Ahora nos da la sensación de que la gente le tiene más cariño e incluso mucha gente ha cambiado de opinión en este tiempo. Personalmente estoy muy orgulloso de este disco, personalmente creo que es nuestro mejor disco de principio a fin. Recuerdo disfrutar mucho cuando lo grabamos. Pero cuando lo acabamos no queríamos volver a hacer lo mismo otra vez, así que volvimos a las guitarras… Aunque estoy contento con él, de hecho seguimos tocando algunas de sus canciones en directo. Y supongo que ese es un buen indicador de lo que sentimos por ese disco realmente.
 
Así que The Weight of Love se puede considerar una reacción al disco anterior.

Tom: ¡Por supuesto! Siempre reaccionas a lo que has hecho anteriormente. Nunca queremos volver a hacer lo mismo que acabamos de hacer. Y siempre intentamos encontrar una nueva forma de presentar nuestras canciones que sea diferente a lo que hemos hecho antes. Indiscutiblemente las diferencias entre nuestro segundo disco y el tercero fueron bastante sorprendentes, y entre el tercero y el cuarto, vuelven a ser sorprendentes.
 
En este nuevo disco os alejáis del sonido de Joy Division y The Chamaleons que parecían vuestras influencias más notables en los primeros trabajos, para acercaros al sonido de los inicios de U2 o de Echo & The Bunnymen.

Tom: Hmm, sí, algo hay. Y de REM. Creo que REM ha sido una gran influencia en este disco, aunque de hecho siempre han estado ahí en nuestro sonido, pero quizá se puede oír más en este disco. Quizá el disco suene un poco más americano… de hecho está grabado en Estados Unidos. Creo que también hay más madurez. Guitarras acústicas que no hubiéramos usado cuando éramos más jóvenes. O incluso arreglos de cuerda. Creo que estamos en un momento de nuestra carrera en que nos sentimos cómodos metiendo este tipo de cosas en un disco.


 
¿Tenéis más confianza en vosotros mismos?

Tom: Sí, sí. Totalmente.

Russell: Llevar 10 años en esto y ver que aún hay gente interesada en lo que haces, te da esa confianza.
 
Si hablamos de las letras de este disco, ¿qué cosas te han inspirado y motivado para escribir las canciones de este disco, Tom?

Tom: Igual que pasa con el sonido, tampoco me gusta cantar sobre cosas de las que ya he cantado antes. Aunque no estoy muy seguro de cómo he llegado a escribir sobre el amor de forma tan clara en este disco. Es algo que no había hecho antes. Pero no sé… es un poco tópico el amor, ¿no? El caso es que me encontré cómodo hablando de relaciones que no son estándar o normales. Creo que me apetecía hablar de un montón de cosas cursis de forma que no sonaran cursis.
 
¿Cómo de personales son las letras de estas canciones?
Tom: Pues hay un par de temas que son más personales, algo que no suelo hacer porque en general mis letras no suelen ser personales.
 
Este disco incluye canciones épicas, perfectas en directo para grandes audiencias, y luego otros temas muy introspectivos y oscuros.
Russell: La verdad es que el sonido final de cada tema depende un poco del tipo de canción que Tom escribe. Algunas veces entre todos pensamos que lo mejor es que un tema determinado suene grande y épico, porque es lo que mejor le va a la canción. Y a veces pensamos que es mejor llevarla a un sonido más introspectivo que equilibrará el tracklist final del disco. No es algo que decidimos de antemano, sino que lo vemos canción a canción. Pero creo que es importante que el disco tenga esos dos tipos de momentos.
 
¿Habéis tenido que adaptar mucho los temas para el directo?
Tom: Hemos tenido que tocar algunas cosas, sí. En el disco hay muchos arreglos de cuerda sobre los que teníamos que hacer algo. Pero el ochenta por ciento del disco está grabado en directo. Incluso temas como “Honesty”, que tienen muchas cuerdas, no deja de ser una banda de rock tocando junta, así que el tema funciona tal cual en directo pero sin las cuerdas. No somos una banda nueva y sabíamos que queríamos capturar en el disco la energía de nuestros directos, cosa que nuestro productor ha conseguido perfectamente, así que la mayor parte es fácilmente trasladable al escenario.
 
Os estuvimos viendo en el Bilbao BBK y vuestro directo ha ganado muchísimo desde la vez anterior que os vimos: no solamente en cuanto a sonido sino también en cuanto a presencia escénica. ¿Sois conscientes de este cambio?

Tom: Por supuesto que veo una gran diferencia entre ahora y los conciertos del primer disco por ejemplo. Mi mentalidad, la manera en que afronto el escenario y también lo que hago en el escenario, lo que hacemos todos. Nos hemos dado cuenta de que cuando te subes al escenario estás ahí para actuar, no solo para tocar música. Cuando empezamos en esto nos encantaba escribir canciones y tocarlas en una sala con quien quisiera venir a vernos. Ahora intentamos no solo tocar sino también que dar más espectáculo. Aprendes poco a poco con el tiempo y cada vez lo haces un poco mejor, por supuesto.
 
Con vuestro primer disco fuisteis nominados a los premios Mercury, que finalmente se llevaron Arctic Monkeys. ¿Creéis que hubiera cambiado algo en vuestra carrera si hubierais sido vosotros los ganadores?

Tom: (Risas) No creo.

Russell: Bueno… hmm… Arctic Monkeys ganaron y siempre están en la portada de todas las revistas. Así que nos quitaron las portadas. Porque nosotros hubiéramos tenido eso (contesta con una mezcla de risa y sorna).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien