Fountains Of Wayne – Arena (Madrid)

Tras el pequeño aperitivo que Fountains of Wayne nos ofrecieron en Fnac hace casi dos meses, aterrizaron en Madrid para ofrecernos su único concierto en España en estas fechas, presentando su último álbum hasta la fecha, Welcome Interstate Managers(03).

La sala estaba prácticamente llena cuando el dúo que lidera el grupo, Adam Schlesinger y Chris Collingwood, y el resto de la banda apareció sobre el escenario, comenzando con uno de los temas más pegadizos “I’ve got a flair” de su primer disco, Fountains of Wayne(96). Como viene siendo habitual, el sonido en los primeros temas dejaba bastante que desear. Una pena teniendo en cuenta que algunos temas, como “Denise”, conocido hit del segundo disco, Utopia Parkway(99), no se pudieron disfrutar plenamente. Pero sin duda, si algo tienen los de la tienda de regalos (de una tienda de regalos de New Jersey sacaron el nombre), son tres discos repletos de canciones de pop redondas, frescas y divertidas, que en directo es imposible no bailar (a pesar de la pasividad de gran parte del grupo). No se dejaron fuera casi ninguno de sus mejores y más conocidos temas “Barbara H”, “Bright future in sales”, “Red dragon tattoo”, “Mexican Wine”, el pagadizo single “Stacy’s mom” “Leave the biker” y una increíble jam version de “Radiation vibe”, entre los casi veinte temas que tocaron en apenas hora y media. Exhaustos se quedaron algunos y desconcertados otros, sobre todo con el final y una extensa versión de “Go hippie”, donde empezaron a despedirse uno a uno, sorprendiéndonos con la postura más rockera y ruidista del guitarrista Jody Porter, y el brutal final de Brian Young a la batería.

Sin embargo, si algo estropeó lo que podría haber sido un gran concierto, fue el largo paréntesis de medios tiempos (Adam avisó discretamente, para que nadie se llevase chascos, supongo), como “Valley winter song” y “Hackensack”, donde el grupo cae en la balada fácil y algo aburrida. Eso, y la pizca de efusividad que les falta en el escenario para contagiar con sus melodías guitarreras a cualquiera (claro que también fue raro que no diera saltos sin parar la sala entera con algunos de los estribillos más pegadizos del power pop de los últimos años).

Atentos a próximos conciertos (esperemos que se dejen ver en algún festival veraniego) porque son una de las joyas del pop que pueden dar mucho más y que todo amante del buen pop no debe perderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.