Goldie Lookin Chain – Greatest Hits (Atlantic)

Que el hip hop se tiene que reir de sí mismo es una evidencia de perogrullo. Esta música vive actualmente dividida entre la fama, que la destruye completamente porque la pervierte y deshonra (los capitalistas del hip hop MTV parecen robots), y un underground anclado, demasiadas veces, en el tópico y la nula originalidad (básicamente por haber olvidado las luchas sociales y la celebración: pura autocensura).

En este contexto aparecen cosas como Puppetmastaz o Goldie Looking Chain, con propuestas más o menos divertidas, y más o menos interesantes en lo musical. Pero con menos futuro que un caramelo en la puerta de un colegio, entre la parroquia. Estos británicos se toman el hip hop a cachondeo porque conocen sus defectos, descritos aquí arriba. Pistolas, marihuana, canciones de sexo y manifiestos egocéntricos son pasados por la picota del sarcasmo inglés (o galés), un bálsamo de contrastada solvencia. Los británicos son unos genios del humor: colectivos como “Monty Python” o series de TV como “Young Ones” y “Yes, Prime Minister”, son referencias claras aquí. Para troncharse de risa, mientras ellos se toman en serio su propuesta demoledora, con un estilo que bebe más de Flavour Flav que de ningún otro rapero.

Flaquea, sin embargo, el producto en su vertiente instrumental, efectiva sólo a ratos. Sin duda, estos Greatest Hits deberían servir para que muchos artistas de hip hop reflexionen sobre su condición, se rían de ellos mismos y revitalicen la creatividad de un género muy necesario, pero que a veces describe demasiado, como los malos cuadros. Disco freaky, y paradójicamente realista, del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.