Iron & Wine – Kiss Each Other Clean (4AD/Popstock!)

Sam Beam parece haber abrazado definitivamente la senda del pop. Y no es que antes no tuviera ya un pié en ese camino, es que ahora se ha zambullido completamente. Parece difícil superar ese The Shepherd´s Dog (y no me queda muy claro que lo haya conseguido, ojo) pero desde luego Beam no es de los que se conforma y apuesta sobre seguro, y en este Kiss Each Other Clean se lanza a investigar nuevos caminos, algunos de los cuales son arriesgados y, en cualquier caso, nada evidentes.

Este es un disco que crece con las escuchas. En las primeras pasadas de “Me and Lazarus” es imposible no torcer el gesto (¿no es ese que canta George Michael?) en una mueca de desconcierto, no digamos en ese aire ochentero de “Monkeys uptown” o con el saxo de “Big Burned Hand”. ¿Se nos va el pie con Iron & Wine? (!) En general, en esas primeras escuchas los arreglos parecen demasiado obvios, a ratos casi de broma. Pero la reputación de Beam se fundamenta en una carrera muy sólida que roza la perfección y que bien merece todas las escuchas que haga falta.

Y claro, en sucesivas vueltas del cd es inevitable caer rendido antes las nuevas sonoridades con las que Sam Beam experimenta, como los bajos y el aire funk de “Big Burned Hand” (sí, esa misma que en un principio se atragantaba). O el sonido cercano a la blaxploitation de “Your Fake Name is Good Enough For Me”. O, sobretodo, la voz, completamente protagonista en este disco, con coros que parecen cobrar vida.
 
Hay espacio también para el pop folkie que sabe facturar perfectamente, tal como muestra en la brillante “Walking far from home” con una cadencia repetitiva llena de magnetismo. O en “Tree by the river”, que barniza con toques de country en la melodía y de pop en el órgano. Y también hay tiempo para la emotividad en “Godless Brother in Love”.

Dicen que The Shepherd´s Dog será siempre la obra cumbre de Iron & Wine. Pero este Kiss Each Other Clean se le acerca bastante. Y la verdad, si sigue progresando tan maravillosamente como lo está haciendo hasta ahora, ¿quién sabe? Al tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.