Josele Santiago – Garabatos (EMI)

Se nos ha metido a crooner. O algo así. Ya lo insinuó hace tres años con aquel Las golondrinas, etcétera; el bueno de Josele Santiago ha aparcado definitivamente el desenfreno rockero que le consumió durante casi dos décadas de liderazgo en Los Enemigos. Sigue siendo la voz desgarbada del rock nacional, pero ahora lo hace al oído y se le escucha un poco más.

En Garabatos, sigue cantando cotidianidad de esquinas y bares con la credibilidad que le confiere su voz. Sigue caminando, guitarra en mano, detrás de cualquiera, cantándole las cosas más pequeñas, despedazándole los problemas a golpe de crudeza lírica y vocal. Eso sí, le ha quedado mucho más “salao”, como el propio Josele reconoce, que su debut; Garabatos es, al final, la visión del convulso mundo actual desde la barra en la tasca de la esquina.

Producido por uno de los fundadores de Golpes Bajos, Pablo Novoa, unos músicos sobresalientes le acompañan en su segundo disco; entre ellos, el propio Novoa a la guitarra eléctrica, y Nacho Mastretta al clarinete. Cuesta creer que se haya tardado tanto en encontrar al coequipier perfecto de Josele, pero lo melancólico y lo fosco del cello de Marina Sorín consigue abrirnos los ojos. Mención especial también para la labor de Luca Frasca al piano y al órgano, fundamental en lo saltarín de Garabatos.

La sorna y el cinismo patrio sigue en pocas, pero en muy buenas manos. Josele brilla especialmente en temas como “Pensando no se llega a ná”, “En tu estampa”, “Ñam ñam” (o cómo nació el beso) y “Farol”. Y, de regalo, “Buonanotte Fiorellino”; di Gregori pasado por el filtro castizo.

“¿Eres tú John Wayne o lo soy yo?” Él sigue siendo John Wayne.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien