La Fiancée Solitaire (Ambigú Axerquía) Córdoba 10/04/21

Esto de tener que acostumbrarnos a que la mayoría de conciertos que nos permiten disfrutar no sean como debieran ser no estamos seguros de que sea una buena idea. Menos da una piedra, dirían algunos; antes esto que nada, argumentarían otros; adaptarse o morir, refutarían los demás. Para oyentes y público, es una forma de recordarnos que la música en directo es difícil de matar y que puede tener y tiene múltiples vidas y resurrecciones, y para los artistas es la rotunda manera de concienciarse de que pertenecen a un sector maltratado ahora y siempre, en el que se les considera títeres (lo de titiriteros es más aplicable a ellos, los del dedo acusador) y poco menos que males necesarios para una sociedad que en verdad estaría ciega, sorda y hasta muda sin ellos. Pasará mucho tiempo, me temo, hasta que todos se terminen de dar cuenta, y mientras tanto, los que ya lo sabíamos desde el principio hemos de seguir disfrutando mientras y cuando nos dejen, sin darle una importancia extra a un asunto que merecería varias páginas y un debate abierto y seguramente inútil.

A la terraza de Ambigú Axerquía en Córdoba acudió María Jesús Guerra, hija de la tierra y madrileña de adopción por el momento, para presentar lo que hace algún tiempo se quedó en unos meros apuntes sobre lo que entonces se estaba fraguando, que no era otra cosa que las canciones que conformarían su primer EP, de título Eros (2018), que ahora fue rearmado pieza a pieza en formato acústico a dos guitarras con la ayuda inestimable de su lugarteniente y productor, Fernando Moreira, un músico promiscuo y polivalente (forma parte de bandas como Trono de Sangre y Cuerno, de adscripción sonora bastante alejada de esta) de los que no necesitan fama ni lugares preminentes en ningún cartel para asegurarse la clase y la versatilidad. Suyos son los punteos y arreglos de ese y el siguiente trabajo, otro disco corto llamado Agricultura Celeste (2019), con el que conocimos las andanzas sonoras de La Fiancée Solitaire –fantástico nombre de guerra que nuestra paisana adopta cuando se mete en el estudio o se sube a cualquier escenario-, y podemos dar fe de que sin su apoyo, a falta de banda que complete el marco sonoro, nada sonaría igual. Desde el “Tríptico austral” con el que inauguran el set list hasta un final inesperado, por rompedor, con un nuevo tema basado en programaciones, bajos sintetizados y ambiente synth pop con María sola al teclado, el dúo aborda las aristas pop de la ídem “Perfectas”, el costumbrismo de “Semifinalista” y la desazón de “Catedrales”, los tenebrosos rincones de “Low cost” y la riqueza original de “Beaujolais” desde otro punto de vista, igualmente admirable y acercándose más al sunshine pop en “Los veraneantes” con unos medios tan básicos como efectivos.

Con la duración justa para un concierto vespertino, hay por supuesto tiempo para empezar a armar en directo los temas que están por venir, y “Eterna fugaz” es uno de ellos. Dedicada a escribir e inspirarse cada vez que visita la capital cordobesa, María lo tiene fácil para seguir cautivando con esta y el otro par de canciones inéditas, “Puerta estelar” y, de regalo y tras un primer intento fallido, “Reinos de nadie”, con el teclado como único acompañante. Antes, las cuerdas se entienden a la perfección en la calma tensa de “La lección” y se endurecen levemente en “La dama de Shalott”, una de esas letras basadas en la mística prerrafaelita que tanto admira y en un maravilloso poema de Alfred Tennyson, el aliento del romanticismo que impregna la gran mayoría de su producción hasta el momento. Un bagaje mucho más amplio de lo que parece si se saben buscar referencias y un concepto musical más que atractivo al que vaticinar una continuidad a la que ojalá las circunstancias no estorben. Una delicia de tarde, llena de nubes y claros, como su música, en la que sacar varias conclusiones. Después de conocer la música de La Fiancée Solitaire y a la persona que hay detrás de ella, solo podemos desear un pronto reencuentro, a ser posible sin mascarillas ni aforos restringidos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien