Los Secretos + Orquesta De Córdoba (Teatro De La Axerquía) 04/07/18

La sola idea de presenciar un concierto sinfónico, si es que los no avezados en las lides de la música y las grandes composiciones clásicas sabemos en realidad el verdadero significado del término, puede resultar tan atractiva como excluyente. Experimentos merecedores de ambos calificativos ha habido y habrá, ambos concernientes a algunas de las bandas que fuera de dicho formato nos cautivaron alguna vez. ¿Simplemente demasiado osados o imbuidos de un espíritu de trascendencia que en ocasiones les confundió? Oyentes autorizados y opiniones encontradas hay por doquier. En el Festival de la Guitarra de Córdoba tuvimos la ocasión de ver cómo en la inauguración del evento en el imponente Teatro de la Axerquía unos esperadísimos Secretos recreaban parte de su disco adscrito a dicha etiqueta en colaboración (y simbiosis) con la gran Orquesta de Córdoba. Un trabajo que pasó injustamente desapercibido hace siete años, cuando se metieron en las entrañas del mismísimo Teatro Real de Madrid para grabar con la Joven Orquesta de la Universidad de Valladolid un disco breve pero intenso en el que aportaban nuevas visiones a temas de varias de sus etapas.

Nadie puede negarles a estas alturas a Álvaro Urquijo y su grupo de supervivientes que son un clásico indiscutible del pop español y que los primeros discos de la banda, con su añorado hermano Enrique en vena creativa, tienen aún mucha sustancia a la que hincarle el diente. Los podrán tachar de irregulares en su última etapa, pero miremos a la industria y señalemos a los medios como más probables atenuantes de un éxito menguante que sin embargo los mantiene en activos contra viento y marea. Y echando el resto cada cierto tiempo con este tipo de citas puntuales diseñadas para un público algo más exigente, lo cual a estas alturas de su carrera es un símbolo de dignidad y compromiso artístico pleno. Aplauso cerrado al respecto.

En una cita tan especial y a un nivel en el que la complicidad con su público natural se complica a varios niveles la banda decide ir de menos a más racionando la intensidad con sendas versiones acústicas de un inolvidable “Agárrate a mí María” y otro prescindible “Échame a mí la culpa” en una intro que no es sino el preludio a la aparición en escena de la multitud de músicos que componen la orquesta, comandada ahora por Miguel Rodrigo, y a la falsa obviedad que supone desgranar con piano (el del esencial Jesús Redondo), guitarras acústicas (especial mención a los punteos de Ramón Arroyo, un músico completísimo que lleva años demostrando que podría ser el líder de una banda americana de música ídem), bajo y batería, siempre camuflados y complementados por los arreglos orquestales, los cuarenta años de trayectoria que jalonan muescas de amplio calado como “Por el bulevar de los sueños rotos”, con una letra perdida de Sabina; “Ojos de gata”, otra ranchera del jiennense que casi se podría fundir con los versos de la factoría Urquijo; “La calle del olvido”, el enésimo esquema de ranchera encajado en escalas superiores; “Cambio de planes”, engrandecida en un crescendo inaudito; o “No digas que no”, el placer de escuchar canciones tristes como si no fueran contigo. Todo sin dar una nota de más. Ni de menos. Nunca imaginamos, fuera del contexto del disco que ya han recreado en directo con la ayuda de orquestas de variado pelaje, que las adaptaciones que más sorprendentes nos resultarían serían las de “Hoy no”, “Aunque tú no lo sepas” o “Ahora que estoy peor”, un tema que casi se perdía en la noche de los tiempos de nuestros recuerdos y que ahora llega a estremecer. Bueno, en realidad lo hizo siempre, solo que hay que saber cuándo y cómo hacerlo.

Y cuando todo parece terminar, cuando el escenario se reduce a unas luces azules y rojas y desempuñan la guitarra eléctrica y se lucen Juanjo Ramos (bajista) y Santi Fernández (batería) en un terreno mucho más familiar, se levantan público y hasta butacas para viajar en el tiempo, uno que nunca se irá, y cantar más que el propio solista las estrofas imborrables de “Déjame”, “Ojos de perdida”, “Otra tarde” y “Buena chica” antes de que el fantasma de la monotonía aceche de veras. Se debe terminar por el principio, como mandan los cánones. Y aunque no se debe empezar por el final, diremos a modo de epílogo que el primer capítulo de un festival que mete en el mismo cartel a los Secretos, Kiss, Bryan Ferry, Jorge Drexler, Europe, Miguel Poveda, Pat Metheny o Serrat tuvo un final feliz y esperanzador para con los siguientes. El reparto de papeles protagonistas y secundarios se dará a conocer dentro de un par de semanas, y estaremos ahí para contarlo.

Fotos: Raisa McCartney

Un comentario sobre “Los Secretos + Orquesta De Córdoba (Teatro De La Axerquía) 04/07/18

  • el 9 Julio, 2018 a las 11:39 am
    Permalink

    Desde luego es que J.J. Caballero hace unas crónicas de gran altura expresiva, con muy precisas descripciones y de tremendo alcance literario, en este caso de hoy con el concierto de Los Secretos en Córdoba. Felicidades!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.