Mala Rodríguez – Apolo (Barcelona)

Duro día para un concierto. Pero lo hubo. Era la segunda aparición de Mala Rodríguez, la Mala, en Barcelona en menos de 24 horas. El 12 de marzo no era un día para la fiesta, pero J Mayúscula nos recordó que la vida sigue, y que la música no debe parar.

La Mala y los suyos, que son gente de las afueras de Madrid, gente de trenes, del hip hop, hicieron un concierto bastante redondo. Venían a presentar Alevosía, un disco ampliamente difundido y del que mucho se habla, por la calidad de sus bases, y la amorfa extrañez de sus letras, tan populares y procedentes de abajo, como sofisticadas.

El concierto en sí, enmarcado en una extensa gira, fue de menos a más. Estaban cansados y lucharon por no parecer demasiado afectados. Una pancarta en la que la propia sala y la cantante condenaban la guerra y la terrorismo global, en solidaridad con las víctimas y sus familias, recordó el compromiso adquirido de La Mala. La sala estaba llena. Ya había llenado el día antes, por lo que se debió organizar otro concierto. Lo llenaba gente joven, entusiasta, que acaba de abrir su mente a una nueva música, mucho más alternativa y rica de la que están acostumbrados.

Una bailarina, cuyos bizarros movimientos extasiaban, Kultama, el MC-flavourflav de acompañamiento, una corista, un bajo y un percusionista gitano, acompañaron a la Mala en su letanía. No es hip hop lo que hace, pese a que se la encasille en ese estilo. En directo, roza la fusión flamenca con toques magrebíes e incluso jamaicanos, de dub. La electrónica de Alevosía y el hip hop de Lujo Ibérico, son la base instrumental. Pero no el todo. Temas como “La Cocinera”, “La Niña” o “A Jierro”, susurrados con esa particular voz, entre dulce y agresiva, no pueden ser catalogados como rap, por la simple razón de que la cantante no busca rimar, ni sus músicos buscan el ritmo gordo deliberadamente. La Mala, tan extraña como bella, merece estar dónde está. Ni que le echen mal de ojo se bajará del burro. Sus conciertos deben mejorar, empero. Hay juego en sus discos para poder conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.