Melody’s Echo Chamber – Bon Voyage (Domino)

A la parisina Melody Crochet le une una amistad con Kevin Parker, el tipo que está detrás del sonido de Tame Impala. De esa confraternidad salió el primer disco de Melody’s Echo Chamber, de título homónimo, que acabó siendo un amable cancionero con reminiscencias al trote teutón de los Stereolab, y mucho pop psicodélico derivativo.

En este segundo asalto, “Bon Voyage” (Domino, 2018), ahora sin la producción de Parker, solo puedo decir que aquella máxima de “menos es más” les resbala mucho a la Crochet. Se siente cómoda llevando a las canciones por senderos inhóspitos unas veces, y en otras apuntalando apacibles epopeyas preñadas de peyote y absenta, en infinitos, cargantes, e insospechados giros para el oyente. Su música, estoy seguro, debe ser un fiel reflejo de su mente escapista y fantasiosa, pero yo creo que tiene una buena empanada mental.

Por ejemplo, “Cross My Heart” comienza serena, con el oropel que da unos arreglos de cuerda majestuosos llevando a volandas su dulce voz, y dándole su particular charme, para después cambiar bruscamente la linea melódica metiendo un sampler drum & bass y una maldita flauta. En la teoría de producción de Melody todo es posible, sino apunten porque lo suyo es empezar con unas guitarras muy Velvet Underground la bonita “Breathe In, Breathe Out, y luego volver a dispersarse en voces dobladas y riffs de trazo grueso. Pues así un poco todo el disco. Un viaje en tarifa low cost, vamos.

Escucha Melody’s Echo Chamber – Bon Voyage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.