Niños Mutantes (1ª parte)

Raphael ni sabía lo que era el indie, le sudaba la polla, y a los indies les sudaba la polla Raphael, y ahora de repente hay un enamoramiento mutuo


 
Más que una entrevista, un reencuentro. A los Mutantes granadinos los tenemos más que estudiados y casi podríamos adivinar cuáles serán sus siguientes y siempre bien estudiados pasos. En esta ocasión, sin embargo, el entorno era diferente y la charla algo más distendida de lo habitual.
 
En su camerino al aire libre, después de tocar ante un par de centenares de almas cándidas que paseaban su resaca por el recinto principal del Arenal Sound -el festival levantino que cada año cierra más sus puertas a las bandas de verdad para abrirlas al automatismo festivo de los más variados djs-, estos cuatro veteranos del pop español, sin etiquetas ni afiliaciones, volvieron a recibirnos con la amabilidad de siempre para repasar presente, pasado y sobre todo futuro. Una banda que ya es como de la familia, y a esa ya sabemos que siempre debemos recurrir cada cierto tiempo, queramos o no.
 
¡Qué engañados nos teníais! En nuestra anterior entrevista nos comentábais que estábais literalmente hartos de tocar el “Como yo te amo”, y ahora, que igual ha sido una cosa puntual para los festivales de verano y tal, lo habéis vuelto a meter en el set list.
 
Juan Alberto Martínez: Llevábamos un año sin tocarla, desde que tocamos con Raphael el año pasado en Sonorama no la habíamos vuelto a hacer.
 
Nani Castañeda: Y antes de eso llevábamos como dos años sin tocarla. Pero mira, la razón fundamental es que nunca puedes decir “de esta agua no beberé”.
 
Juan Alberto: Antes de ayer actuamos en Santander y la habían utilizado para la promo del festival, nos habían pedido que la tocáramos y la verdad es que es una canción que es como si fuera nuestra, porque es una adaptación tan personal que nosotros tenemos una relación de amor y odio con esa versión, pero nos apetecía tocarla y la hemos hecho un par de veces. Ya no sé si la volveremos a hacer otra vez en dos años o si la haremos.
 
Nani: Seguramente no, pero es lo que dice Juan, hay como tres versiones de la canción de Manuel Alejandro. Una es la de Raphael, otra la de Rocío Jurado y la otra es la nuestra.
 
Y convertida además en una especie de himno en el mundo del indie nacional, incluso entre la gente que no conoce demasiado vuestra discografía y que se hace inmediatamente fan en cuanto la tocáis.
 
Nani: Por eso le cogimos manía, porque no nos representa.
 
Lo que sí os representa muy bien es el viejo-nuevo repertorio que volvisteis a tocar en directo en esa gira de recuperación del fantástico “Mano, parque, paseo”. ¿Cómo fue la gira y sobre todo qué grado de satisfacción os reportó?
 
Nani: A mí me ha costado una lesión muscular pero muy satisfechos, lo hemos pasado muy bien y los cuatro conciertos han sido antológicos desde nuestro punto de vista y creo que desde el punto de vista del público, que ha llenado las salas los cuatro días y que tenía muchísimas ganas de escuchar eso que los Niños Mutantes no solían tocar ya nunca.
 
Migue Haro: Ha sido volver la vista atrás, y por lo insólito y por lo poco habitual, ha triunfado. Fueron dos fechas en Granada, dos fechas en Madrid, y la verdad es que volver la vista atrás es algo que viene bien para reflexionar y replantear las cosas, y yo creo que ahora mismo tenemos un planteamiento después de veinte años que es distinto al que teníamos al principio, con el que estamos absolutamente conformes y de acuerdo. Pero sí es verdad que esto nos ha hecho reflexionar un poco sobre la actitud, que cuando éramos más jóvenes había como otra energía. Ahora que ya somos unos galanes maduros mutantes las cosas se llevan de otra manera, pero al volver atrás hemos visto que había una cierta energía que estamos pensando en recuperar para próximas aventuras mutantes.
 
¿Esto es una primicia de que habrá más excursiones al pasado?
 
Juan Alberto: No, no más excursiones al pasado, es que eran canciones que teníamos muy olvidadas. En los últimos años de los tres primeros discos entran muy pocas canciones en el repertorio, y si no los hacíamos es porque no nos sentíamos muy cómodos haciendo esas canciones. Ahora mismo estamos en otro sitio de nuestra carrera y de nuestros intereses musicales, pero volver a enfrascarnos en eso nos ha hecho decir “hostia, pues de esto que teníamos enterrado hay cosas que valen mucho“, y sobre todo es lo que dice Migue, hay un sonido y una actitud que en ciertas cosas nos apetece también recuperar. Quizá esa vuelta al pasado puede que inspire un poco nuestro futuro, cuando ahora terminemos los conciertos que nos quedan en septiembre, luego en noviembre haremos un fin de gira, pero ya lo que nos apetece es ir haciendo canciones nuevas, y quizá esas canciones nuevas tengan algún tinte de inspiración de lo que eran nuestros primeros discos.
 
Lo hemos comentado con algún conocido que, talibanismos aparte, aducía que antes los Mutantes eran más Pixies, por poner una referencia, y ahora ya no tanto.
 
Juan Alberto: Es que los propios Pixies ahora no son tan Pixies.
 
Nani: Es verdad lo que dice esa gente, es verdad, pero es que nosotros (un momento, que estoy haciendo un recuento temporal)… Seguramente desde que nos conocimos los tres y ya nos hicimos muy amigos y empezamos con Mama Baker, desde el 89-90 hasta el 98-99, prácticamente nuestra vida se fundamentó en tres grupos, pero por encima de todos, los Pixies. Luego estaban Sonic Youth, Nirvana, Dinosaur Jr., Pavement y unos cuantos más, pero éramos un grupo totalmente obsesionado con Pixies, y no hubiéramos durado veinte años, te lo aseguro, si nos hubiéramos quedado anclados en el grunge de los primeros noventa.
 
Era imposible, y el que espere eso se equivoca, porque no sobrevives a tu propia moda, ni sobrevivió Nirvana. En cierta forma cambiaron la música pero luego todos renegamos de Nirvana porque hubo un empacho generacional brutal y con los Pixies, como no son tan famosos, no hubo tanto empacho, pero nosotros sí que acabamos empachados de ellos. Como músico, la única opción decente que tienes en tu actividad laboral es evolucionar y escuchar nuevas músicas. Nos metimos en un montón de cosas nuevas desde el 96 hasta hoy en día que, gracias a dios y desde mi punto de vista, cada uno puede opinar lo que quiera, yo creo que hoy Niños Mutantes están hoy en día donde están porque superamos nuestra propia obsesión con el grunge de aquellos años.
 



Y lo demostrasteis con aquel primer volumen de versiones “no autorizadas” donde picoteasteis desde Mecano hasta Depeche Mode o The Cure en unas covers ciertamente logradas. ¿Es preguntar demasiado, ya que estamos, si os ronda u os ha rondado la idea de continuar aquel proyecto?
 
Migue: Tenemos muy abandonado lo de las versiones ahora mismo.
 
Juan Alberto: Es algo que está también siempre en el aire, pero como un proyecto menor, como un pasatiempo, y puede que en algún momento hagamos nuevas versiones. Es una etapa que tuvo su peso en el grupo.
 
Migue: Estuvo muy influenciado eso por Surfin´ Bichos. Nosotros somos unos flipados de Surfin´Bichos y ellos tenían su “Family álbum” y nosotros nuestras “Versiones autorizadas”. Era claramente un homenaje, y luego hubo un momento en que dijimos “vamos a hacer un homenaje a 091, vamos a hacer otro a Alaska o a Mecano” y entonces nos llamaron para participar.
 
Nani: No es que nos llamaran para hacerlo, sino que nos llamaron para hacer canciones homenaje a grupos. Llegó un momento en que hubo como siete u ocho temas, versiones publicadas por Niños Mutantes de diferentes grupos, y la discográfica nos dijo que hiciéramos un par de ellas más o tres para hacer un disco entero y publicarlo. Entonces se nos ocurrió la atroz idea de versionar a Roberto Carlos y a Raphael.
 
Migue: Nosotros somos muy defensores del concepto canción y nos puede gustar desde una canción de Sonic Youth a una de Lola Flores si es una canción bonita y mola, o de Marisol. “Tengo el corazón contento” es un temazo, y como somos defensores de las canciones en ese EP de versiones te puedes encontrar una de The Cure, una de Depeche Mode, otra de Zombies, otra de Mecano, otra de 091 y otra de Roberto Carlos.
 
Nani: Eso es lo interesante de hacer versiones, no pegarte a lo tuyo. Hacer “Kool thing” de Sonic Youth o “Where is my mind” de Pixies, y en directo las hemos hecho muchas veces.
 
Migue: Las hacíamos, pero grabando no tenía sentido, era hacer casi una reproducción de lo que ellos hacían. Resulta más interesante llevarnos a nuestro terreno una canción que está en otro sitio.
 
Nani: Si te das cuenta, prácticamente ninguna de las versiones publicadas nuestras tienen que ver con las referencias habituales, porque nos aburre eso y no nos interesa. Excepto Los Brincos y “Nadie te quiere ya”, que fue un homenaje sincero a esa canción y a la banda, que nos encanta.
 
Y se nota que cuando hacéis una versión, sea del tipo que sea, la hacéis de corazón. Incluso cuando tenéis delante a su intérprete original, como sucedió con Raphael el año pasado en Sonorama, con Juan Alberto enchaquetado a la altura del maestro y el público absolutamente rendido.
 
Juan Alberto: Eso fue una cosa muy grande. Lo recordaré toda la vida, porque fue un subidón muy grande, muy grande. Además, yo en ese tipo de situaciones muchas veces puedo tener inseguridad, pero ese día salí a disfrutar y a pasármelo bien, y la verdad es que tener ahí a Raphael bailándote es una cosa muy grande. Salí con un ataque de risa nerviosa y al día siguiente, que tocamos en la Plaza del Trigo en Aranda, yo creo que estaba todavía un poco tocado de lo grande que había sido el subidón de la noche anterior y de esas sensaciones tan extremas.
 
Nani: Le dio un “jamacuco”, un cuarto de hora antes estaba ahí vomitando por las esquinas de Aranda de Duero. Hay una historia negra ahí, con el tema de Raphael, porque nosotros nos llevamos muchas hostias cuando publicamos el disco de versiones. Nos dio un salto importante pero el mundillo del indie talibán se nos echó encima a mansalva, y hemos tenido que sobrevivir a eso, soportarlo, y diez años después ves cómo la gente se da de hostias por cantar con Raphael en el Sonorama, el festival paradigma del indie español.
 
Migue: No quisiera yo pensar que hayamos roto una lanza a favor de Raphael, que ya sus propias lanzas rompe él, pero yo creo que algo tenemos de culpa de que la gente del mundo indie y tal haya reconocido a Raphael y de que incluso haga canciones protesta (risas). El tío tiene un discurso y es un trabajador nato.
 
Él dijo que es el primer indie español.
 
Nani: Cuando nosotros hicimos la versión, Raphael ni sabía lo que era el indie, le sudaba la polla, y a los indies les sudaba la polla Raphael, y ahora de repente hay un enamoramiento mutuo y nadie se acuerda de nuestra versión (risas).
 
¿Charlásteis mucho con él antes de subir al escenario?
 
Juan Alberto: En la prueba de sonido estuvimos mucho rato sorprendiéndonos de verlo ahí, en una prueba de sonido, muy agradable y un currante de la música.
 
Nani: Y de su cercanía, que es un tío muy cercano. Estuvo dos horas al sol haciendo la prueba de sonido con la banda.
 
Juan Alberto: Es un fuera de serie, tiene una energía especial, lo ves encima del escenario y tiene cierto magnetismo, que eso es algo con lo que se nace pero también se trabaja, y este tío lleva trabajando cincuenta años a muerte y le gusta, y es de esos que lo tienen claro, que quiere morirse encima de un escenario.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.