Peter Von Poehl – Big Issues Printed Small (Green Ufos)

Peter Von Poehl es uno de esos miles de artistas que pasan desapercibidos para el noventa y nueve por ciento de la humanidad. Algunos posiblemente habrán escuchado y disfrutado “The story of the impossible” sin saber ni siquiera el nombre de este precioso tema. Y ahí habrá quedado toda su relación con el sueco. Es una pena. No porque se hayan perdido un disco de debut con canciones bellísimas pero otras dignas de bostezo. Tampoco porque hayan pasado de largo un segundo disco con unos arreglos cercanos al AOR y sonido de banda sonora de telefilme para cincuentonas. La pena es que se vayan a perder este Big Issues Printed Small, una pequeña maravilla, donde Von Poehl por fin lo ha hecho todo bien.

El sueco sigue moviéndose en esa zona superpoblada que está entre el pop de cámara y el cantautor folk: bonitas melodías donde su voz confidente y cantarina acaricia los temas con ternura, sin sonar cargante ni excesivamente meloso. Pero, esta vez sí, Von Poehl acierta con unos arreglos de gran belleza: cuerdas y vientos con mesura y pequeños apuntes de piano y órgano. Con el punto justo sutileza. Con un tono épico en “Twelfe Twenty One”; juguetones y cálidos en “Big Issues Printed Small” o emocionantes en “This One´s For You”.

Von Poehl, como buen sueco, no juega en la liga de la originalidad. Lo suyo son las emociones: lo suyo es crear canciones que sean paisajes evocadores, ambientes acogedores, historias hermosas. Que te enganchan, te tocan y te llegan por su embriagadora belleza. Y en este disco consigue diez dianas de diez intentos. Desde la maravillosa “The Archeologist”, pegadiza, ágil y encantadora; hasta “28 Paradise”, parte de la banda sonora de la película Main dans la main de Valérie Donzelli y que desde su grandiosa intro te pone la piel de gallina. De forma precipitada, es fácil presuponer en los primeros compases del disco que Peter Von Poehl es como todos esos suecos que hacen discos tan preciosos como inofensivos. Es una pena. Porque en este caso estamos ante un disco tremendamente conmovedor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.