Recordando Editorial Fundamentos (Colección Espiral)

Siempre se cuenta la siguiente anécdota y es que cuando se lanzaba la típica pregunta en la España de los 80 y los 90 acerca de que grado de conocimiento se poseía del idioma inglés, la respuesta de la gente solía ser asiduamente: “Nivel Medio”.

Dentro del rock y para ayudarnos a comprender con mayor exactitud a los astros internacionales y lo que expresaron en sus letras, la madrileña Editorial Fundamentos nos ofertó, dentro de su vasto catálogo, su Colección “Espiral” en su muy concreto apartado de “Canciones”.

Fundada dicha factoría en 1970, “para dar a conocer determinadas corrientes de pensamiento crítico positivo que el régimen franquista silenciaba y perseguía”, según su propia autodefinición, se ha de matizar que aquel área tan específica de las traducciones de canciones abarcó desde 1981 hasta 2003, aproximadamente. Una franja temporal en la cual se lanzaron 100 obras, la casi totalidad de las mismas de trasvase inglés-castellano y siempre acerca de infinidad de músicos legendarios.

Sin embargo, la excepción confirma la regla y también irrumpió alguna biografía pura y dura como, por ejemplo, la primigenia apuesta-piloto rockera de la propia compañía, titulada ésta: Janis Joplin, enterrada viva y refractada la misma por su confidente Myra Friedman en 1973; con traducción de 475 páginas para Fundamentos en 1976, realizada Ppor Graciela Colombo y Mariano Aguirre.

Sin embargo, lo habitual con Espiral “Sección Rock” fue el serio asunto de las letras de canciones en formato bilingüe, que es lo que trataremos ahora con mayor detenimiento y como dije, comenzó ésto, en realidad, en el año 81.

Estas perlas escritas eran de tamaño 11,5 x 20,5, portada a color, entre 150 y 200 hojas (normalmente) y alguna que otra aislada imagen interior en blanco y negro.

Solían arrancar con una serie de prólogos muy instructivos donde, en muchas ocasiones, se exponía una síntesis de la historia del combo en cuestión o también un adelanto de las tendencias generales que seguían los significados de las melodías de tal o tal artista. Después, obvia y naturalmente, se pasaba a la obligada selección de temas con los párrafos y versos confrontados de ambos idiomas, en las páginas pares e impares.

En algunas ocasiones, se repetía el artista si su número de álbumes era muy extenso y si con un solamente tomo no bastaba. The Beatles llegó a acumular hasta 3 libros de este corte y también Jim Morrison arribó hasta esa cantidad, incluyendo sus poemas no musicados, siendo ambos los que más poseían en esta recopilación. Comentar que también existieron en “Espiral – Canciones” unos pocos tomos que reunían varios intérpretes, creando así una especie de antología con los más jugosos párrafos de cada uno de ellos.

Un primer inciso sobre las opcionales instrucciones de uso. Por aquellas épocas, en ocasiones escuchabas un LP mítico mientras mirabas las letras correspondientes que venían en estos pioneros libros o también leías sus líneas mientras tarareabas tú mismo y de memoria la canción correspondiente o sencillamente, las comprobaba uno dichas frases traducidas, por curiosidad, sin sonido y por el mero goce de la lectura.

Citaremos, por fin, a algunos de los más prominentes autores que formaron parte de todo aquel laborioso cometido y el primero al que hay que referirse sin falta es a Alberto Manzano que, a lo largo de varios lustros (en solitario o con la colaboración de otros autores) dirigió y nos ofreció la traducción de los temas de la propia Janis Joplin, los mencionados The Beatles, Paul Simon, George Moustaki, Elton John, Jim Morrison, Elvis Presley, Brian Ferry, Joy Division, Leo Ferré, Peter Gabriel, David Bowie, Dire Straits, Nick Cave, Led Zeppelin, Neil Young, The Smiths, J.J. Cale, Peter Hamill, Marianne Faithfull, Suzanne Vega, Bruce Springsteen o por supuesto, Leonard Cohen, muy amigo éste del propio Manzano.

Este reconocido autor barcelonés también tradujo y creó libros, para Fundamentos, donde aparecían varios músicos como antes se sugirió. Por ejemplo, los titulados Poetas malditos del rock (John Cale, Kevin Ayers, Elliot Murphy y Lewis Furey), Folk-pop femenino con la colaboración de David S. Mordoh (Suzanne VegaTanita Tikaram, Michelle ShockedSinead O´Connor y muchas más) y también Antología 1987 (sobre los propios Tom Waits, Springsteen, Suzanne Vega, Marianne Faithfull y Nick Cave, además de Tom Verlaine).

En definitiva y fraseado llanamente: Alberto Manzano se erige como todo un referente y un mito en la traducción rock (y más géneros) en España, sin duda y quizás, el más trascendente y prolífico en el seno de la Editorial Fundamentos, dentro el apartado musicómano que hoy tratamos, torno a recalcar.

Una autora a revindicar también es, sin duda, la editora de la propia Fundamentos como es Paula Serraller, la cual dirigió o fabricó ella misma el trabajo de transcripción con Jethro TullBon JoviNirvana, Pearl Jam, otro de Springsteen, Metallica, The Kinks, Bob MarleyVan MorrisonAbbaIron MaidenAC/DC, Kiss, The Police Sting.

Además, se ha de mencionar siempre a otras autoras y autores de esta colección “Canciones”.

Por ejemplo, Marta Olmos Gil en solitario, ejecutó la traslación al castellano de los discos de Blur Genesis (o también de Oasis o Simon y Garfunkel, ambos en armonía con la propia Paula Serraller).

Un segundo inciso ahora acerca de la fuerza femínea. Fundamentos es una editorial donde las mujeres adquieren especial protagonismo a través del holgadísimo elenco multitématico de la propia empresa (no solo en música sino en otros muchos terrenos literarios que promovió esta casa capitalina).

Luriano, Laura Cohen Y Rafael Martínez Castellote interpretaron en equipo el repertorio de Pink Floyd, donde el propio R.M. Castellote forjó una introducción épica y de magno lirismo acerca de Roger Watersy compañía. Así pues, lo considero uno de los mejores ejemplares de toda esta gama de la Editorial.

Ana María Martín Machado transcribió Simply Red, Isabel Marcillach y Maite Egoscozabal efectuaron lo propio con U2, Miguel Comamala con Prince (colaborador éste además en varios libros del propio Alberto Manzano), Isabel Cardona con The Cure (de nuevo, con el auxilio del incombustible Manzano), Domingo Corral con Phil Collins, Jaime Sánchez Ratia con Tracy Chapman, Pilar Calvo con Jacques Brel, Marisol De Membrillo con Queen (parte I), Carmen Domenech con Queen (parte II), Carlos Vergara con Jimi Hendrix, Alberto Cajal con Tom Waits, Raquel Vázquez con The Who y Green Day, Amparo Pérez con Creedence Cleawater Revival, Carlos Alvarez con Dylan (parte II), Ana María Romero con Charles Aznavour (siempre se hacía transposición de alguno que no era rock o también desde otro idioma que no fuese el inglés, en este caso el francés) o Micaela De Maza con The Verve.

Algún que otro traductor/a o colaborador/a adjunto más me dejé de mencionar pero ésto anterior ya ha constituido un ejemplo ilustrativo del numeroso personal que permaneció implicado, en mayor o menor medida desde 1981, en ese reto llamado “Espiral – Canciones” con su centena de maravillas editadas. Vaya este pequeño tributo, con su nombre en mayúsculas, para todos estos profesionales que trabajaron para este valiosísimo proyecto de Editorial Fundamentos, durante algo más de 20 años. Muchos melómanos derramamos nostalgia acerca de todos estos rockeros travases de alto nivel y en papel, los cuales nos marcaron positivamente durante dos décadas, ya consumidas las mismas.

2 comentarios sobre “Recordando Editorial Fundamentos (Colección Espiral)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.