Sondkalle – Niños robar (Estilo hip hop)

No es este el mejor disco de la historia del hip hop español. Pero tampoco lo pretende, y eso queda muy claro desde el principio. Sondkalle no tratan de convencer a nadie a través de una trascendencia suprema, ni una palabrería excesiva. Pero acaban por decir algunas verdades que nos informan de un panorama vital que, habitualmente, quizás no conozcamos desde dentro. Para eso se inventó el hip hop.

Así, el disco en lugar de hacer una apología del dinero, del pobre que quema todas las etapas vitales para hacerse rico (como en las películas), escoge algo más simple. La metáfora del ladrón de bancos. Sin más trucos, se montan, en este Niños Robar, una historia de atracos perfectos y pulp fictions, a ritmo de scratch y de cajas y bombos que retumban. Y se lanzan por una pendiente de rimas duras pero originales, al estómago pero también al corazón. Responde este disco a la ley del mínimo esfuerzo, del ahogado que, a falta de un sistema justo, coge la tangente y escapa con el dinero del rico, para convertir su deseo de buena vida en realidad. Una película que Sondkalle hace suya en este disco.

Pero hay más: violines sintéticos, pianos saltarines y ritmos muy en la onda de lo que se ha solido cocer siempre en el extrarradio barcelonés, sin piruetas estilizadas, ni hip hop “à la mode”. Simplemente, un grupo que no hace del sentimiento de barrio una bandera, porque pretende ir más allá, escapar justamente del barrio, de Barcelona (con el dinero, a ser posible). Úrsula (aka Mujer Spectro) tiene menos presencia de la que se podía prever, llevando Guti (aka Massimo Gutti: gran nombre) el peso específico de la mayor parte de los temas, con muchas reflexiones de interés sobre estudios frustrados por malos profesores (o la importancia de mejorar la relación alumno-profesor en la educación pública) y madres maltratadas que sufren (o la defensa de la castigada figura materna). Esta vez, Guti lo ha hecho muy bien. Las mejores bases se las puede atribuir, tranquilamente, El Titó (impagable esa wutangclanesca “Bonito Vómito”). Y quizás pecan de ingenuidad en ese anarquista “Mi corazón está a la izquierda”, pero sus personalidades obreras, transparentes y vívidas, supuran en todas las letras y ritmos del disco. El hip hop de los que se criaron L’Hospitalet y no en Pedralbes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien