The Flaming Lips – The Terror (Warner / Music As Usual)

No hay confeti, ni luz, ni explosiones de color en The Terror, el último disco de The Flaming Lips. No hay hits como “Race for the Prize”, “Waitin´ for a Superman” o “Do You Realize?”, ni alegría, ni amor, ni tampoco lugar para la esperanza. The Flaming Lips, sin traicionar a quienes han sido, dan una nueva vuelta de tuerca a su estilo para ofrecer una obra oscura, más oceánica y de sonido industrial. “No es optimista, pero tampoco derrotista. Cuando un hombre se enfrenta a la muerte puede aterrorizarse o decir: ´Qué te jodan, moriré, pero no me derrotaras´“, dijo Coyne en una entrevista al diario El País. Éste es el decimotercer álbum de los de Oklahoma si no se tienen en cuenta The Flaming Lips And Heady Fwends (2012) o su propia versión de The Dark Side of the Moon (2010) de la mítica banda Pink Floyd.

En el disco, producido por Dave Fridmann, no hay sobresaltos ni tampoco temas pop, sino melodías repetitivas y psicodélicas: nueve canciones que presentan un panorama muy desolado que va degenerando a lo largo del disco. Las tres primeras canciones, la mejor parte de The Terror, crean una imagen de melancolía mezclada con esos sonidos ´flaminglips´ futuristas: en “Look…The Sun Is Rising” aún reconocemos a esos Flaming Lips espaciales, y en “Be Free, a Way” y en “Try to Explain”  se reviven esos temas más bellos y oceánicos centrados en el eco de la voz de Wayne Coyne.

A partir de allí, el disco se irá ensombreciendo y es más difícil su escucha. Empezando por “You lust”, donde Coyne grita “You got a lot of nerves / A lot of nerves to fuck with me / Better kill your emperor“, cuya melodía se irá repitiendo a lo largo de 13 minutos y 3 segundos como un mantra musical y casi espiritual, y continuando con  “You are alone”, el tema más agobiante del disco, con sonidos perturbadores e inquietantes. No hay espacio para la melancolía ni tampoco para la belleza entre los lamentos de Coyne. No es hasta el final del disco con “Always there… in our hearts”, que la banda estalla con esa percusión contundente y con el ritmo tan característica de The Flaming Lips, existente sólo en el primer tema de The Terror. La banda cierra el disco despegando con la intensa “Always there… in our hearts”.

No hay temas pegadizos, y si uno quiere escuchar uno de ellos tendrá que hacerse con la descarga digital del disco que incluye la poderosa y lisérgica “Sun Blows Up Today”; un tema lanzado para un anuncio de Hyundai en la Super Bowl.

En el comunicado de prensa del disco, Coyne admitió que “The Terror is, we know now, that even without love, life goes on… we just go on… there is no mercy killing“. Que nadie busque reminiscencias a The Soft Bulletin (1999) o Yoshimi Battles the Pink Robots (2002). The Terror es otra cosa, otro concepto. Así, sin amor, solo con el terror, The Flaming Lips sigue su singular y experimental camino hacia un lugar espacial hacia lo desconocido. Un viaje que comenzó en 1986 cuando publicaron Hear It Is.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.